Sostiene que cedió en precario la nave a la Fundación José Saramago para que se desarrollara un curso y que fue ésta quien hizo las obras
CASTRIL (GRANADA), 04 (EUROPA PRESS)
El alcalde de Castril (Granada), Juan José López Ródenas (PSOE), negó hoy haber hecho obras sin licencia municipal y con fondos públicos en un almacén de su propiedad para convertirlo en una nave industrial, donde se desarrolla un curso de vidrio de la Junta, y aseguró que la denuncia presentada a este respecto por un particular obedece a la negativa del Ayuntamiento de recalificarle un terreno para construir viviendas.
En diversos documentos procedentes de la Fundación José Saramago, a los que tuvo acceso Europa Press, se pone de manifiesto que el 10 de marzo de 2008 la directora de la entidad transmitió a Ródenas que «había sido imposible contar con un local que reuniera las condiciones necesarias para desarrollar el taller de vidrio».
Tres días después, el edil firma un documento en el que cede en precario –de forma gratuita y sin derecho a contraprestación– un local de su propiedad de unos 200 metros cuadrados para que se desarrolle el proyecto y añade en una de las cláusulas que si la Fundación José Saramago manifestara su intención de interrumpir el precario, «estaría obligada a restaurar el local a su estado originario, renunciando el cedente a las obras o mejoras que en el local pudieran haberse ejecutado».
En este contexto, Ródenas indicó a Europa Press que las obras fueron ejecutadas por la Fundación José Saramago y que el uso de la nave donde se desarrolla la actividad sigue siendo agrícola y no industrial, como había comentado Miguel Ortiz, la persona denunciante de los hechos y primo hermano del alcalde de Castril.
Añadió que el curso formativo del vidrio de Castril, dependiente del Servicio Andaluz de Empleo y la Fundación José Saramago, está sujeto a «fuertes controles en su ejecución, con dos auditorías previstas», lo que, según dijo, «hace imposible cualquier desvío de fondos o uso irregular de los mismos».
Por otra parte, indicó que las dos naves municipales donde según el denunciante se podía haber desarrollado el curso, «son en realidad almacenes municipales en uso, donde se guardan materiales por lo que no podían albergar el taller de vidrio».
Insistió en que él no ha efectuado ninguna obra en la nave, «puesto que está cedida a la Fundación, que tiene entidad jurídica propia y es la responsable del taller y de las obras ejecutadas».
Ródenas indicó que las «constantes denuncias» que le ha interpuesto Miguel Ortiz obedecen a la negativa del Ayuntamiento de recalificarle unos terrenos protegidos para la construcción de viviendas para uso residencial, así como por no darle la autorización para explotar las aguas del manantial de «Las Tabernillas», ubicada en una finca rústica propiedad de Ortiz.
«Él sabe que nada de lo que dice es verdad y que ninguna de las denuncias que me ha puesto hasta la fecha se han archivado», comentó Ródenas, quien criticó que Ortiz «utilice a los medios de comunicación para dañar su imagen pública y su honor».
Según el primer edil, es «evidente» que Ortiz tenía unos intereses en el municipio que vio frustrados al no contar con el apoyo del Ayuntamiento, «entre otros asuntos porque lo que planteaba era ilegal», aseguró y se mostró «cansado» de la «campaña de acoso y derribo» a la que, según dijo, le está sometiendo Ortiz desde entonces.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí