GRANADA, 02 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil ha decomisado 778 kilogramos de hachís tras interceptar en la N-340, en el término municipal de Lújar (Granada), una furgoneta que poco antes había sido robada en la localidad almeriense de Adra. La operación se saldó con la detención de dos hombres, el conductor y el propietario de la furgoneta, que han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Motril.
El propietario de la furgoneta es un hombre de nacionalidad marroquí, que llegó el pasado 29 de agosto al puerto de Almería con el resto de su familia y que tenía la intención de dirigirse hasta Bélgica, según informó hoy en una nota la Guardia Civil.
Tras repostar en una gasolinera de Adra (Almería), la furgoneta fue abordada por cuatro individuos que dijeron ser policías, quienes obligaron a bajar a la familia y se apoderaron del vehículo, huyendo en dirección a Granada.
El propietario de la furgoneta denunció su robo a la Guardia Civil de Adra y unos 20 minutos después las patrullas de Castell de Ferro y de La Mamola (Granada) interceptaron el vehículo a la altura del kilómetro 354 de la N-340, entre Castillo de Baños y Castell de Ferro, y detuvieron a su conductor, un vecino de Torremolinos (Málaga) de 71 años de edad.
Cuando las patrullas de la Guardia Civil registraron la furgoneta descubrieron que transportaba 27 fardos envueltos en cinta de embalar, diez sacos y una bolsa de basura que contenían hachís.
La droga se trasladó hasta el acuartelamiento de Motril, y una vez allí se comprobó que los fardos contenían 548 kilos de resina de hachís y que los sacos y la bolsa contenían 230 kilos de polen de esta sustancia.
El arrestado, al que le constan numerosos antecedentes por delitos contra la salud pública, declaró a los agentes que le pagaron para conducir la furgoneta hasta Málaga, «pero que no sabía nada de la droga ni de los que asaltaron el vehículo en la autovía».
Los agentes de la Policía Judicial comprobaron posteriormente en las imágenes grabadas en las cámaras de seguridad de la gasolinera de Adra en la que paró la furgoneta que ésta ya iba cargada con la droga antes del robo, por lo que detuvieron a su propietario como presunto autor de un delito contra la salud pública.
Éste reconoció ante la Guardia Civil que transportaba la droga para otra persona y que su destino era Bélgica.
Los dos arrestados, la droga y la furgoneta fueron puestos ayer a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Motril, mientras que la Guardia Civil continúa con la investigación para localizar al resto de los implicados en estos hechos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí