El sábado por la noche se cerró en Torrenueva el proyecto Red de Festivales que el Área de Cultura de la Diputación ha puesto en marcha este verano por primera vez este mes de agosto.Una experiencia novedosa que ha llevado a cinco puntos de nuestra provincia una música y un formato de presentación que no suele estar presente en localidades medianas y pequeñas. Un total de unas ocho mil personas aproximadamente ha presenciado algún concierto o ha participado de las actividades simultáneas propuestas en Moclín, Chauchina, Orce y Torrenueva, experiencia que ha despertado el interés de otros municipios por albergar estos festivales itinerantes de músicas populares en futuras ediciones.
En Torrenueva el sábado por la noche los grupos Azarbe y Trenclacloses pusieron el punto final a este mes festivalero con dos opciones tan similares como lejanas de recuperar y exponer el folclore popular y tradicional. El concierto comenzó con un aplauso dedicado al músico francés Charlie Marchal, cuyo fallecimiento dos días antes en accidente de tráfico impidió que su grupo Taraf Goulemas y su fanfarria «culinaria» pudiese estar en este festival para cerrarlo. Los murcianos de Azarbe ocuparon su lugar trayendo una respetuosa reconstrucción del cancionero rural de su zona. Son básicamente un grupo inspirado en las «cuadrillas» formaciones típicas de la música popular del sureste español, dominan el lenguaje de la música campesina de cuerda y se mueven entre la Murcia marinera, la de la huerta, y la limítrofe con La Mancha y Andalucía. Así mayos, aguilandos, pasodobles o seguidillas junto a cantos de misa y de fiesta redondearon una actuación de exquisita presentación. Tras ellos los valencianos de Trenclacloses (Rompecabezas) reinterpretaron historias, dichos, romances, canciones, cuentos y moralejas de la cuenca levantina con el buen saber hacer de quien tiene el don de la comunicación gestual, verbal y musical. Armados con una larga colección de instrumentos ancestrales, desde la zanfona al cromorno, hicieron las delicias de pequeños y mayores sobre todo, embaucados por sus dotes de cuentacuentos con las que saltearon sus intervenciones musicales.
Para la responsable de este proyecto, la Diputada de Cultura Asunción Pérez Cotarelo la experiencia ha sido todo un «éxito» porque «ha llevado a municipios pequeños un tipo de actividad de «gran festival» que no suele frecuentarlos» siendo el resultado, aunque mejorable para futuras ediciones, «muy positivo», así para el año que viene se intentará «asentar lo que se ha realizado» e implicar más a los Ayuntamientos, y «aumentar el número de destinos hasta intentar llegar a las ocho zonas de actuación» en las que la Diputación tiene dividida la provincia», así como buscar un posible patrocinio privado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí