El pasado año se lograron recuperar algo más de dos millones de metros cúbicos que se perdían por las mismas causas
GRANADA, 18 (EUROPA PRESS)
La Empresa Municipal de Aguas de Granada (Emasagra) ha recuperado hasta julio de 2008 un total de 1.152.000 metros cúbicos de agua que el pasado año no se facturaron por perderse en fugas de tuberías o proceder de tomas ilegales, dos asuntos en los que la empresa «está intensificando» sus acciones e inversiones.
En la actualidad se pierde en la capital granadina alrededor de un 20 por ciento del agua que llega de los pantanos, según indicó en una entrevista concedida a Europa Press el gerente de Emasagra, Antonio Navarro, quien se congratuló de que esta cifra «haya descendido dos puntos respecto a 2007».
Navarro explicó que los principales motivos de estas pérdidas son el subcontaje o deterioro de los contadores (diez por ciento), las fugas en las tuberías (seis por ciento) y el fraude (cuatro por ciento), habiéndose registrado este año un descenso en los dos últimos factores.
Para luchar contra la pérdida de agua en las 2.300 kilómetros de tuberías que existen en toda la provincia granadina, Emasagra se vale de «un complejo» sistema de captación de fugas que, a través de aparatos mecánicos instalados en las válvulas, capta el sonido característico de los escapes e informa a los tres equipos de técnicos de la empresa, que en el primer semestre del año localizaron y arreglaron «más de 500 escapes».
A su vez estas personas «están buscando fugas constantemente, ya que nunca están a la vista», comentó el gerente de Emasagra que auguró que al finalizar el año se superarán las mil fugas reparadas, «una cantidad muy importante», destacó.
Respecto al agua que Emasagra no factura a cuenta de las tomas ilegales, Navarro comentó que el pasado año se lograron recuperar un total de 336.000 metros cúbicos, habiendo alcanzado en el primer semestre de 2008 los 165.000, lo que achacó el endurecimiento de las inspecciones y al trabajo realizado por los equipos técnicos de la empresa.
En cuanto al subcontaje de contadores, otro de los principales motivos por lo que la empresa deja de facturar agua, el gerente explicó que estos aparatos se renuevan cada ocho años, de acuerdo a lo que estipula la normativa andaluza.
Navarro matizó que la anteriores cifras corresponden a la capital, ya que los porcentajes de pérdida de agua en el área metropolitana «son algo más altos» debido a que la empresa lleva menos tiempo trabajando con los pueblos granadinos, cuyas redes de tuberías «están más viejas y llevan más trabajo», concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí