MOTRIL (GRANADA), 12 (EUROPA PRESS)
Los Chiringuitos de la playa nudista de Cantarriján en Almuñécar (Granada), han lamentado hoy que la restricciones de tráfico a la zona, perteneciente al paraje natural de Maro-Cerro Gordo, han provocado que la facturación baje en torno a un 40 por ciento en lo que va de verano.
Así lo informó hoy a Europa Press la propietaria del chiringuito «La Barraca», Rosario Barbero, quien comentó que el descenso de las ventas ha propiciado que también haya menos puestos de trabajo, pasando en su caso de 17 personas en plantilla el pasado a verano a las siete contratadas este año.
Barbero criticó que esta restricción de acceso, impuesta por la Consejería de Medio Ambiente para minimizar el impacto ambiental en la zona, es general para todos, salvo para los vehículos de distribución de alimentos y algunas autorizaciones especiales «como a los chicos que dan masajes o venden baratijas que tienen una credencial que les permite el paso».
Los propietarios de estos establecimientos se quejan, además, de que el servicio de autobús prestado por una empresa privada para conectar los aparcamientos de la carretera con la playa «no da el servicio que cobra», puesto que los vehículos que acercan a los turistas a la zona «no están en condiciones óptimas y el camino tiene cada día más baches».
Así, aseguraron que en septiembre acudirán a los tribunales a defender sus derechos, al considerar que esta es la única vía ya que la Consejería de Medio Ambiente «tiene por costumbre no entrar en diálogo» con ellos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí