A diferencia de otros festivales, la muestra sexitana Jazz en la Costa tiene siempre un lugar preferencial para los músicos españoles. Este año el turno fue anoche para el joven pianista y compositor granadino Sergio Pamies, que con su grupo y la colaboración invitada del armonicista Antonio Serrano estrenaron su disco «Entre amigos» recién publicado. Jazz en la Costa está organizado por El Área de Cultura de la Diputación provincial, el Ayuntamiento sexitano contando con la colaboración de la Junta de Andalucía y el patrocinio de Cervezas Alhambra.La combinación entre un pianista de jazz flamencop y un invitado fascinado por el mundo del tango determinó que el concierto de esta noche haya sido muy variado y rico en sugerencias. El mundo de Shorter, Camarón y Piazolla se encontraron con el cante en una noche planteada con mucho gusto. Primero sonó el piano de Pamies, luego su grupo, toda una ONU de bolsillo: Sergio Gómez «el Coloraíto» al cante, con Pedro Cortejosa, Eric Sánchez, Gonzalo del Val, Horacio Fumero, Miguel Fernández «el Cheyene» y Benjamín Santiago «el Moreno», para finalmente recibir al armonicista invitado. Una formación que conecta a jóvenes músicos granadinos con veteranos como el contrabajista Fumero o el buen saxo del gaditano Cortejosa y la exquisita trompeta cubana de Sánchez.
Pamies demostró que sus creaciones tienen una acusada personalidad, y gustó al público con gemas tan bien perfiladas como «Callados pensamientos», «Entre amigos» o ese bolero a tumba abierta que es «Amnesia» que entonado pasionalmente por «el Coloraito» irremediablemente remite al Cigala y Bebo Valdés, paradigma de la cubana flemcna. Y a quien diga que todo está hecho ya en el flamenco jazz no hay nada como remitirle a ese Shorter por bulerías de «Yes or no», con zapateado incluido. El concierto se movió en su parte con soltura entre canciones flamencas, a ritmo de cajón (espléndido Cheyene y El Moreno, imprescindibles y toda una revolución el la percusión granadina), y sobre la excelente batería de Gonzalo de Val; finalmente con el añadido de la armónica adquiriría nuevos matices dentro del mismo lenguaje, porque Serrano sabe lo que sopla al haber estado al lado de Vicente Amigo, Esperanza Fernández o Montse Cortés en pioneras intervenciones de armónica en el mundo del flamenco. Su zona pasó por sus dos últimos discos «Zamba Nueva» y Armonitango», con temas como «Contrabajeando», acaso dedicado al bajista israelí Avishai Cohen que había actuado dos días antes también en el festival y presenció este concierto, o la chacarera «La cremosa». Quizás el momento más especial de la noche sucedió a mitad de la presentación cuando ambos se desprendieron del personal asistente y quedaron solos piano y armónica para realizar un sentido homenaje al bandoneonista Astor Piazolla. Hoy martes llega a Jazz en la Costa el pianista cubano Roberto Fonseca y mañana miércoles se realizará la celebración del medio siglo de la Bosanova con la presencia de Ivan Lyns y la cantante Nnena Freelon.
The New York Times describe la música de Ivan Lins como «romántica y sofisticada». Sus temas han sido grabados por músicos como George Benson, Quincy Jones, Toots Thielemans, The Crusaders, Sarah Vaughan, Betty Carter, Terence Blanchard, Nancy Wilson y Manhattan Transfer, por nombrar sólo a unos pocos.
Nacido en 1945, Lins se dio a conocer en Brasil a partir de 1970 cuando Elis Regina grabó el tema Madalena , una de sus primeras composiciones, lanzada por Ella Fitzgerald en Estados Unidos. En 1974, un año después de haber grabado su primer disco, Quem Sou Eu?, Iván se reencuentra con Vitor Martins, poeta y letrista de São Paulo, con el que graba el maravilloso Abre Alas . La perfecta armonía entre las letras de Martins y la música de Lins se consolida disco a disco y algunas de sus composiciones se convierten en estándares de la música brasileña. Lins está impregnado de las influencias de la bossa nova, del jazz, de la música del nordeste de Brasil, del rock y de la música latina. Con su disco Cantando historias (2004) gana el Grammy Latino como Mejor Disco del Año.
Ha actuado en los lugares más prestigiosos, incluyendo el North Sea Jazz Festival, Monterey Jazz Festival o el Festival de Jazz de La Habana, junto a Chucho Valdés e Irakere. Y tanto en estudio como en directo, Ivan Lins se erige como un músico de cuyas raíces se desprende un sonido que trasciende fronteras.
Lins vuelve al Festival de Jazz en la Costa acompañado de una superbanda, entre cuyos componentes destaca Nnenna Freelon: una sensual cantante de consolidada trayectoria, cuyas excelentes cualidades vocales han quedado demostradas tanto en sus grabaciones y colaboraciones con músicos de la talla de Kenny Barron y Herbie Hancock, como en su poderoso directo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí