GRANADA, 11 (EUROPA PRESS)
El alcalde de Dúrcal (Granada), Manuel Megías (PSOE), ha sido condenado a pagar una multa de 1.800 euros por la muerte de un trabajador en la localidad en noviembre de 2006, como autor de una falta de imprudencia con resultado de muerte.
También tendrán que abonar la cantidad de 900 euros el encargado de obras en el Ayuntamiento de la localidad y el administrador de una empresa, como autores asimismo de una falta de imprudencia con resultado de muerte.
Se establece además para cada uno de los condenados una indemnización de forma conjunta y solidaria, con la responsabilidad civil directa del 50 por ciento de dos aseguradoras de más de 140.000 para los familiares del fallecido.
En la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, se considera probado que el trabajador, de nombre Juan Antonio, que contaba entonces con 35 años, trabajaba como oficial de conductor de un camión volquete del Ayuntamiento de Dúrcal, asegurado por Seguros Vitalicio.
El trabajo de Juan Antonio, siguiendo las instrucciones del alcalde y el encargado de obras, consistía en trasladar los escombros de las obras que se realizaban en la localidad a una escombrera en el Pago del Romeral, en el término municipal de Dúrcal, donde existía una explotación dedicada a la molienda y clasificación de áridos a la empresa de la que era administrador el tercero de los condenados, de iniciales A.E.P. que a su vez administraba también otra entidad, que tenía concertado seguro de responsabilidad civil con Catalana de Occidente.
El trabajador efectuaba labores de descarga de material de construcción y de los escombros de las obras del Ayuntamiento de la citada escombrera, pese a que dicha actividad entrañaba «un gran peligro» por no reunir las «mínimas condiciones» de seguridad y tener que situarse los camiones en un terreno inestable, con las ruedas traseras a un desnivel de diez metros.
Sobre las 16.00 horas del 9 de noviembre de 2006, después de haber realizado varios viajes ese día arrojando escombros por el terraplén desde la parte superior de la escombrera, Juan Antonio, acompañado de otro empleado del Ayuntamiento, que luego se bajó del vehículo, situó el camión al borde del terraplén.
Al realizar la maniobra de volcado y, tras haber abierto manualmente el portalón de volquete, accionando el mecanismo de elevación, el camión empezó a retroceder cayendo al terraplén, debido al propio peso de la carga, que estaba concentrada en la parte trasera del vehículo.
Pese a que intentó saltar a tiempo, el trabajador fue arrastrado por el camión, con lo que quedó atrapado bajo los escombros, que le provocó muerte por asfixia. Al día siguiente Inspección de Trabajo y Seguridad Social ordenaron la paralización de las actividades en la terraza donde se produjo el accidente.
Según consta en el fallo judicial, dictado por titular del Juzgado de lo Penal número 5 de Granada, Miguel Ángel Torres, «no deja lugar a dudas de que la labor que se encomendó por los acusados al fallecido de descargar el camión de escombros con el volquete al borde de un talud es un método inadmisible y muy peligroso, de modo que tarde o temprano tenía que producirse una desgracia» como la ocurrida ese día.
El juez absuelve a A.E.P. del delito contra la seguridad de los trabajadores del que estaba acusado ya que el trabajador fallecido no trabajaba para las empresas de las que éste era administrador, sino para el Ayuntamiento de Dúrcal, al que exime asimismo de sus responsabilidades civiles, al igual que a Vitalicio Seguros, al haberse retirado la acusación contra las mismas.
Según indica el magistrado «no consta en modo alguno» que en alguna de esas empresas «los trabajadores hayan sufrido peligro de su vida, salud o integridad física».
Los acusados y los responsables civiles directos y subsidiarios, a la vista de la acusación formulada en su contra, ya mostraron expresa conformidad con las peticiones del Ministerio Fiscal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí