MOTRIL (GRANADA), 9 (EUROPA PRESS)
La defensa del camionero que fue detenido durante la huelga en el sector del transporte y que ha sido condenado a un año de prisión por un delito de atentado a la autoridad ha recurrido la sentencia alegando que la Policía Nacional mintió en la denuncia y durante el juicio oral.
De esta manera, el letrado de A.M.C. vuelve a solicitar una prueba pericial en el lugar de los hechos para comprobar si los agentes antidisturbios podían escuchar algo «dentro del furgón policial», ya que durante la vista oral se puso de manifiesto que éste animó a los camioneros concentrados en el lugar, en las instalaciones de Comotrans, en Motril (Granada), a arrollar a los policías allí concentrados bajo el grito «atropelladlos, matadlos».
En el recurso de apelación presentado en el Juzgado de lo Penal número 1 de Motril (Granada), al que tuvo acceso Europa Press, la defensa solicita reproducir el ambiente del día de la detención y que jueza, fiscal y el letrado de A.M.C. viajen en la furgoneta policial mientras que el acusado desde el lugar en el que fue detenido gritara la frase «que nunca pronunció» según la defensa «para comprobar que con el ruido de ese momento y el equipo de los agentes no se escuchaba nada dentro de un vehículo que está blindado».
El socio de Comotrans, A.M.C. fue detenido el 10 de junio durante la huelga del transporte acusado de haber dirigido tres camiones contra una furgoneta de las Unidades de Intervención Policial, (UIP) al grito de «atropelladlos y matadlos», arenga que en el juicio oral celebrado el 19 de junio sólo declararon haber escuchado los agentes de la policía.
El abogado de la defensa pide la libre absolución del camionero puesto que «la Policía Nacional mintió en el juicio de forma reiterada». Dos compañeros del conductor profesional y un periodista presente durante la detención declararon que «con el ruido que había al estar 200 camiones pitando no se escuchaba nada».
La defensa además discrepa en su recurso de apelación, al considerar que se confunde el lugar de los hechos, se acusa al condenado de formar parte de un piquete «cuando estaba en la puerta de su cooperativa dirigiendo la salida de camiones y ningún camión se dirigió contra la furgoneta policial».
Además, los testigos presenciales confirmaron en sede judicial que A.M.C estaba de espaldas cuando el vehículo policial paró «y lo detuvo en menos de cinco segundos» según el testimonio del periodista «único testigo imparcial del caso» según la sentencia.
El letrado de A.M.C. sostiene que su cliente había aparecido ese día en los medios de comunicación «y pudieron pensar que era un cabecilla de la huelga» ya que, según se desprende del atestado policial, la furgoneta dio un rodeo de seis kilómetros para llegar a Comotrans.
El recurso además considera que si A.M.C. hubiera pronunciado esas palabras, «que se ha acreditado que no dijo» este hecho hubiera sido simplemente «una falta por amenazas o de respeto a los agentes.
Los agentes declararon que detuvieron a A.M.C porque se sintieron «intimidados gravemente» por la salida continua de camiones y no porque los intentaran atropellar, actitud que la defensa considera «inaudita» en personas de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado «acostumbrados a intervenir en situaciones de riesgo real».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí