GRANADA, 04 (EUROPA PRESS)
El Partido Popular de Granada exigió hoy la creación de una comisión de investigación ante las supuestas amenazas a 50 vigilantes de seguridad de la Diputación Provincial de Granada, que afirman haber sido «acosados, coaccionados, engañados y mentidos» por parte del coordinador del servicio de vigilancia de la institución, Juan Carlos Adarve, «un cargo de confianza» del presidente, Antonio Martínez Caler.
Además de esto, según señaló en rueda de prensa el coordinador del grupo «popular» en Diputación, José Antonio Robles, se ha producido el «cese fulminante» de una de las trabajadoras de seguridad, Ascensión Díaz Ruiz, «un despido que se ha llevado a cabo de forma improcedente, como la misma empresa ha reconocido, ya que después de 12 años trabajando en Segurisa, ya me dirán qué motivos puede haber para que en una semana haya ido a la calle», argumentó.
Con intención de que este asunto quede aclarado, el grupo «popular» ha presentado hoy una moción en el órgano supramunicipal en la que «exigimos a la empresa Segurisa la readmisión inmediata de Ascensión Díaz Ruiz, en el mismo puesto que ocupaba hasta el pasado día 24 de junio. En segundo lugar pedimos que se abra expediente a la empresa por los incumplimientos del contrato firmado entre la Diputación y ésta, y en tercer lugar la creación de una comisión de investigación en la cual se esclarezca todo lo ocurrido y se depuren responsabilidades a que hubiera lugar».
«De llevarse a acabo la investigación, también tendríamos oportunidad de conocer los motivos reales por los que Martínez Caler adjudicó el servicio de vigilancia a Segurisa, que realizó la oferta más cara, de 4,4 millones de euros», aseveró Robles.
Por su parte, el portavoz de los «populares» en Diputación, Antonio Granados, instó al presidente de la institución a aclarar «este puzzle en el que las primeras piezas que se han puesto sobre la mesa han sido las firmas de los 50 vigilantes de seguridad, de los 62 que hay, denunciando el maltrato recibido por parte del equipo de gobierno de Caler, que no ha hecho nada aún sabiendo lo que estaba ocurriendo».
Para que la moción salga adelante será «decisivo» el voto de Izquierda Unida en Diputación, «si votan no estarán dejando patente que por lo único que están ahí es por el sillón y porque les gusta que los recojan en coches oficiales», apuntó Granados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí