Patronal y sindicatos mantendrán el viernes un nuevo encuentro en el Sercla, el tercero desde que se inició la huelga el 3 de julio
GRANADA, 25 (EUROPA)
Los más de 12.000 trabajadores del metal en la provincia están llamados a secundar mañana, decimoquinta jornada de huelga en el sector, una nueva manifestación para reivindicar la negociación de mejoras en el convenio colectivo, después de que el delegado de Empleo de la Junta, Luis Rubiales, se reuniera ayer por separado con las partes para tratar de acercar posturas, encuentros que finalizaron sin éxito.
Así, una nueva manifestación convocada por los sindicatos mayoritarios en el sector –UGT y CCOO– partirá mañana a las 12.00 horas del edificio sindical para recorrer las principales calles de la capital y terminar a las puertas del Ayuntamiento de Granada.
Asimismo, la comisión negociadora del convenio provincial del metal, formada por UGT y CCOO, y los representantes de la patronal están citados el viernes a mantener un nuevo encuentro en el Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales (Sercla) para continuar con las negociaciones.
Será el tercer encuentro que las partes mantienen en el Sercla desde que se inició la huelga el pasado 3 de julio. La última reunión, que tuvo lugar el pasado viernes, se saldó sin un acuerdo a pesar de que las partes decidieran reunirse tres días antes –el martes– de un modo más informal para acercar posturas.
En este encuentro las negociaciones se bloquearon en la revisión salarial. El IPC interanual del convenio colectivo alcanza en la actualidad el 4,6 por ciento y los sindicatos formularon la propuesta del 5,5, algo que finalmente no fue asumido por los empresarios en el Sercla, al indicar que «no pueden llegar a más de un 4,8».
Tres días después, en el último Sercla, los sindicatos manifestaron a los empresarios que «debían ser ellos los que manifiesten con hechos concretos su voluntad de llegar a un acuerdo, dado el esfuerzo realizado por los trabajadores en asuntos como la jornada laboral, bolsa de vacaciones y remuneración salarial», en las que «han rebajado sus reivindicaciones iniciales, con el ánimo de avanzar en la resolución del conflicto», según informaban a Europa Press fuentes de la federación del Metal de UGT.
«La patronal no ha correspondido este gesto de buena fe», según indicaron desde el sindicato, «manteniendo en todo momento criterios de negación y eliminación absoluta de los planteamientos sindicales».
UGT calificó esta actitud como «una auténtica provocación», por lo que informó de que las reivindicaciones sindicales «se retrotraerán al punto inicial de la huelga», a igual que, según dijo, «han hecho los empresarios».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí