GRANADA, 21 (EUROPA PRESS)
La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) pide penas de hasta 9 años y tres meses de cárcel y 6.000 euros de multa para tres acusados de retener violentamente a varias personas en un local de carretera en el que robaron.
Se trata de los identificados con las iniciales J.S.M., nacido en Purullena (Granada) y de 32 años, L.S.C., de Benalúa (Granada) y 21 años, y J.H.H., de Fonelas (Granada) y 35 años. Al primero se le considera autor de un delito de robo con intimidación, detención ilegal, dos de amenazas, y un delito continuado de daños. A los otros dos se les atribuye un delito de detención ilegal y otro continuado de daños.
Según el escrito de acusación, al que tuvo acceso Europa Press, los hechos comenzaron el 13 de enero de 2006 cuando, sobre las 20.00 horas, se personaron en un local en la carretera A-92 los tres acusados que, tras pedir una serie de consumiciones y al reclamarle la camarera que abonase su importe, J.S.M. le sacó una pistola detonadora, que colocó encima de la mesa para intimidarla.
Así, le ordenó que siguiese sirviéndoles bebidas a ellos tres y al resto de los clientes que allí se encontraban diciéndole «Yo soy el jefe y esta noche manda mi polla», a la vez que procedió a bloquear el cerrojo de la puerta de entrada al establecimiento, reteniendo las personas en el mismo durante unas dos horas e impidiendo que pudiese salir.
Sin embargo, alertados por uno de los clientes que consiguió salir por la puerta de atrás en un descuido de los acusados, acudieron al local agentes de la Guardia Civil, quienes comprobaron el cierre del mismo y después consiguieron acceder a él.
Hasta su llegada, los tres acusados continuaron bebiendo y obligando «con gran agresividad» al resto de personas a que bebieran con ellos, e incluso cuando uno de los que allí se encontraban les dijo que no quería J.S.M. le puso la pistola en el abdomen a la vez que dijo que le iba a pegar dos tiros, actuando de manera similar con otra persona, según el relato fiscal.
VOLCARON LA MÁQUINA REGISTRADORA.
Asimismo, los tres acusados no paraban de tirar vasos y botellas contra el suelo y, en un momento dado, J.S.M. da un salto por detrás de la barra y, amenazando a la camarera con el arma, consigue volcar la máquina registradora, con 100 euros en monedas y algunos billetes, que se llevó.
Posteriormente dijeron que iban a llevarse el coche del dueño del establecimiento y, al comprobar que no podían sustraerlo, le rompieron los cristales a éste y otro vehículo, del hijo del primero. El importe de los daños han sido tasados en 859,46 y 362,95 euros respectivamente, aunque los propietarios de los vehículos han renunciado a ejercer acciones civiles y penales y a la indemnización que pudiera corresponderles.
El arma utilizada, según precisa el Ministerio Fiscal, no necesita licencia ni autorización para su tenencia, aunque se trata de un arma que puede causar lesiones si se dispara a una distancia próxima de la víctima.
El juicio está previsto que se celebre en la Audiencia Provincial de Granada el próximo 1 de julio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí