GRANADA, 5 (EUROPA PRESS)
La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada ha condenado a 3,5 años de cárcel y una multa de 1.620 euros a un hombre, de iniciales A.S.C., que en el año 2000 estafó a una empresa en la compra de 34 toneladas de nísperos con pagarés sin fondos, al considerarlo autor de un delito continuado de estafa.
Según consta en la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, el procesado deberá además indemnizar a la empresa perjudicada en los 32.340 euros por las mercancías retiradas y no satisfechas.
Los hechos comenzaron en abril del año 2000 cuando el condenado, en compañía de A.B –también imputado pero que no se juzga al estar declarado en rebeldía–, que se hizo pasar por representante y propietario de una empresa supuestamente italiana, «Andrea Bellizzi», adquirieron de los almacenes de Regatrans S.L. una partida de 1.280 kilos de nísperos realizando el pago en efectivo y «sin regatear el precio».
El día 15 del mismo mes volvieron para adquirir 3.236 kilos de nísperos por importe de 733.640 pesetas, pago que realizaron la mitad en efectivo y la otra mitad mediante un pagaré de una sucursal italiana. Nueve días más tarde se personó solamente en los almacenes el procesado, quien procedió con el mismo método, que volvió a repetirse los días 4, 10, 13 y 19 de mayo, aunque, esta vez, sólo entregó pagarés por la mercancía.
En días siguientes dos cajas de ahorros granadinas les fueron devolviendo los cheques por inexistencia de fondos en la cuenta vinculada, con lo que la empresa, situada en el polígono de Taramay de Almuñécar, tuvo que correr con todos los gastos generados.
Según se señala en la resolución, «queda claro que actuaron en ejecución de un plan preconcebido, para producir el engaño a las víctimas ya que se presentaron con «buena apariencia», comprando en efectivo en principio incluso antes de recibir la mercancía, «lo que no es normal», y sin regatear, «que tampoco es normal».
Después pagaron en efectivo y cheque y, una vez que generaron confianza, «alegando el riesgo que correría llevar dinero en efectivo», comenzaron a entregar cheques con vencimiento a un mes, cuando realizaron todas las operaciones incrementando la cantidad de la mercancía en cada adquisición, ya que, pasado ese tiempo, los cheques serían devueltos, «la forma clásica de defraudación».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí