GRANADA, 3 (EUROPA PRESS)
La Audiencia Provincial de Granada ha condenado a un año de cárcel y multa de 630 euros euros a cuatro mujeres por lesionar y amenazar a una concejal del Ayuntamiento de Guadix (Granada), Montserrat Martínez Segura, a la que culpaban de no haberle concedido una ayuda a una de ellas, que finalmente recibió la subvención.
Los hechos ocurrieron cuando Martínez era edil de Juventud y Consumo con el anterior equipo de gobierno socialista, aunque continúa en este mandato como concejal del PSOE pero en la oposición, ya que fue el PP el que ganó las elecciones municipales del pasado 27 de mayo.
A las acusadas, todas de etnia gitana e iniciales A.M.F.C., M.B.F.C., F.F.C., y A.C.H., se les considera autoras de faltas de lesiones y un delito de obstrucción a la justicia. A la identificada como A.C.H se le considera además responsable de haber cometido una falta de amenazas, por lo que tendrá que pagar, además de la multa impuesta, otros 30 euros. Según consta en la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, se les absuelve del delito de atentado del que también estaban acusadas.
En la resolución judicial se considera probado que el 21 de octubre de 2004 dos de las acusadas se acercaron a la concejal cuando paseaba por un plaza del municipio donde le dijeron «tú para qué me miras», tras lo que la zarandearon y le dieron varias guantadas en la mejilla, al tiempo que la insultaban y amenazaban con que iban a conseguir echarla de allí.
La concejal denunció estos hechos, si bien al día siguiente fueron las otras dos acusadas las que se acercaron al vehículo que ocupaban la madre, la hija y hermana de la edil y, tras preguntarle por qué le habían denegado la ayuda a la otra acusada, comenzaron a golpearlas ocasionándole a estas varias contusiones.
Además de amenazarlas con una navaja que sacó una de ellas aunque no la llegó a esgrimir, les dijeron que no denunciaran porque si lo hacían «acabarían con todos», incluida la concejal que, según las acusadas, le había «tomado manía» a una de ellas.
Al día siguiente la amenaza se dirigió a la pareja sentimental de la edil, como también un día después bajo la amenaza de que la concejal retirara la denuncia que había interpuesto en contra de una de ellas por los hechos ya relatados.
La concejal sufrió además de diversas contusiones un cuadro ansioso depresivo. Tardó en curar unos diez días.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí