GRANADA, 2 (EUROPA PRESS)
La investigación policial abierta tras el hallazgo del cadáver de un hombre de 34 años maniatado y con la cabeza cubierta en la cama, en su domicilio de la calle Cedrán, en Granada capital, continúa y sigue sin descartarse ninguna de las causas posibles.
Así lo explicó hoy a los periodistas el subdelegado del Gobierno en Granada, Antonio Cruz, quien señaló que, tras el trabajo realizado por la Policía Científica, no existen aún datos que puedan determinar si esta «muerte extraña» se produjo accidentalmente o fue provocada.
El cadáver del hombre, de iniciales D.L.S. fue encontrado el pasado viernes día 23 en su casa por su madre, que lo visitaba habitualmente. Estudiaba Geología en la Universidad de Granada y hace unos cinco años formó parte de una secta muy vinculada a la heterodoxia hinduista, si bien ahora vivía con cierta calma, centrado en sus estudios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí