Un terremoto de gran escala derrumbaría la zona correspondiente al Tajo de San Pedro, que sufre un debilitamiento progresivo del terreno
SEVILLA, 1 ( EUROPA PRESS)
El Grupo de Estructuras y Geotecnia de la E.T.S de Arquitectura de la Universidad de Sevilla está investigando la colocación de una malla metálica con anclajes en el Tajo de San Pedro para minimizar el riesgo de formación de grietas en las murallas-palacio de la Alhambra. De hecho, los investigadores ya han cartografiado las grietas más importantes de la cara norte del monumento y las de la cerca que acota su entorno.
Según José Luis de Justo Alpañés, responsable del citado grupo de Arquitectura y catedrático de Ingeniería del Terreno, el Tajo es un «diedro de 65,5 m de altura, cuyos taludes sufren un debilitamiento progresivo producido por la tectónica de extensión a la que está sometida la falla, informó la institución académica en un comunicado.
Este fenómeno, sumado a la lluvia, la actividad sísmica y la falta de vegetación en algunas zonas, ha acelerado el proceso de erosión del diedro, afectando a las murallas.»
«La solución proyectada por nuestro grupo consiste en una malla que se comprime contra el talud, mediante anclajes postesados. De este modo, se contrarrestaría el proceso de extensión y debilitamiento del terreno, corrigiendo, en la medida de lo posible, la parte negativa de esa anomalía geológica, pero conservando el aspecto actual del Tajo», añade el profesor de la Universidad de Sevilla.
Otro objetivo pasa por realizar las obras con un impacto mínimo al conjunto de la Alhambra. A este respecto, los investigadores tienen prevista la revegetación de la zona afectada con especies del entorno, así como la aplicación a la malla metálica de un color mate que se confunda con el terreno.
Los efectos más graves vendrían como consecuencia de un terremoto importante, que provocaría el derrumbe de la zona del conjunto monumental próxima al Tajo, empezando por la Torre de la Vela. En este sentido, el profesor José Luis de Justo señala que «el último desprendimiento se produjo en 1985, una fecha relativamente cercana». Por ello, su grupo de investigación sigue trabajando en proyectos paralelos, con objeto de seguir tomando muestras y realizando ensayos para calcular con exactitud la resistencia de la formación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí