La portavoz del grupo municipal de IULV-CA en el Ayuntamiento de Granada, Lola Ruiz Domenech, preguntará en el próximo pleno ordinario de mayo al gobierno municipal del PP sobre las medidas que desarrolla o que tiene pensado desarrollar en un futuro para combatir el cambio climático en la ciudad y de esta manera hacer realidad la moción aprobada por unanimidad hace un año. Según la edil de IU, «lo que hace el gobierno municipal del PP o los proyectos que tiene en marcha distan mucho de avanzar en la lucha contra el cambio climático, por el contrario, suponen reforzar el mismo», explica Ruiz Domenech quien enumera actividades como «riego y baldeo de calles y plazas céntricas a diario, a pesar de la sequía (lo que ha supuesto que el recibo del agua haya subido ….); potenciación del transporte privado frente a otros modelos alternativos de transporte: por ejemplo la bicicleta; eliminación de arbolado y zonas verdes para ser sustituidas por auténticos desiertos de hormigón, etc.»
La edil de la organización de izquierdas manifiesta además que muchas de la actuaciones propuestas contravienen totalmente los caminos que sirven para combatir el cambio climático, sobre todo las recogidas en la propuesta de revisión-adaptación del PGOU en el que se quieren invadir cerca de 6.000.000 de metros cuadrados de Vega y 500.000 de vertientes, lo que supone que la temperatura de la ciudad se incrementará notablemente. «Hay que tener en cuenta que en la Vega hay, al menos, 3 grados menos de temperatura que en la ciudad, lo que significa que la Vega permite, entre otras actuaciones beneficiosas para la parte urbana del término municipal de Granada, suavizar las temperaturas extremas y limpiar el aire» por lo que exige al alcalde y al gobierno del PP que «centren sus actividades en combatir el cambio climático» y entre ellas destaca la redacción y puesta en marcha de las ordenanzas de protección de cielo oscuro, la ordenanza solar, otra para el ahorro de consumo y la eliminación de la propuesta de revisión-adaptación del PGOU la invasión de la vega y de la zona protegida de vertientes.El cambio climático nos obliga a ver el mundo con otros ojos. El uso irracional de los recursos naturales, en particular de los combustibles fósiles, de los que dependemos en exceso; la destrucción de zonas verdes y la conversión de la agricultura en una actividad cada vez más basada en productos químicos de síntesis nos han llevado a una situación de crisis global. El aumento de la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera ha alterado los equilibrios climáticos. Las consecuencias del cambio climático no son sólo ambientales, aun siendo éstas muy importantes. No se puede minusvalorar las consecuencias que para el equilibrio de ecosistemas y el soporte de tantas actividades humanas (incluida la investigación médica), y otras consecuencias como económicas y sociales. Estaremos expuestos a más fenómenos atmosféricos extremos, periodos de sequías seguidos de inundaciones, pasando por olas de calor. Afectando a los patrones de distribución de enfermedades y alergias. Lola Ruiz Domenech propone la elaboración de una Estrategia Granadina contra el Cambio Climático, con un programa integral de medidas para la reducción de las emisiones de gases invernadero y ahorro energético que abarque todos los sectores (transporte, comercio, residencial, institucional, etc.); adoptar los objetivos de reducción de emisiones de CO2 necesarios para contribuir solidariamente a una reducción de las emisiones en la UE del 30% en 2020 y del 80% en 2050, crear un sistema de indicadores ambientales públicos que permita el seguimiento de la evolución del nivel de emisiones de gases invernadero en la ciudad; llevar a cabo auditorias energéticas en los edificios e instalaciones municipales, elaborando un programa de optimización y eficiencia energéticas de todos los consumos municipales (iluminación exterior, instalaciones deportivas, equipamientos sociales, edificios administrativos, etc.); instalar paulatinamente y en la medida de sus posibilidades sistemas solares térmicos y fotovoltaicos en todas las instalaciones deportivas municipales; iniciar los trámites para posibilitar la elaboración junto a la Consejería de Medio Ambiente de un plan de control y reducción de la contaminación atmosférica de la ciudad y el área metropolitana. «Medidas concretas que tienen que hacerse realidad más temprano que tarde si queremos que Granada realmente contribuya a la lucha contra el cambio climático», concluye Lola Ruiz Domenech.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí