GRANADA, 7 (EUROPA PRESS)
Un hombre acusado de violar a una empleada en Salobreña (Granada) afirmó hoy que la relación fue consentida, que no la penetró y que ella denunció después los hechos por venganza o para conseguir dinero, según manifestó en la Audiencia Provincial de Granada donde comenzó el juicio.
F.M. negó por tanto la violación a su empleada, que también declaró hoy aunque los hechos no tuvieron parecido alguno. Mientras el acusado sostuvo que fue ella la que se insinuó y comenzó a besarle, ella explicó que fue engañada a un cortijo donde él la retuvo y a la fuerza la obligó a mantener relaciones sexuales.
El acusado aseguró también que no la había penetrado, pese a que había restos de semen en su vagina, según la víctima, que negó el motivo esgrimido por F.M. para evitar la penetración, que tenía hongos la joven, algo que negó con rotundidad ésta.
Ella no sospechó lo que iba a ocurrir, aunque es «desconfiada» con los hombres, pero no tenía mala relación con el acusado y había cumplido con su horario laboral a diario, en contra de lo que manifestó el acusado que tildó a la joven de «conflictiva».
Los hechos ocurrieron supuestamente la madrugada del 1 de marzo cuando el acusado, para el que el fiscal pide 8 años de cárcel, llevó a la joven a un cortijo y mantuvo con ellas relaciones sexuales, consentidas, según F.M., y obligándola, según la joven.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí