GRANADA, 22 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil de Granada ha detenido a 15 personas a lo largo de este año 2007 por haber presentado denuncias falsas o haber simulado delitos con la intención, en la mayoría de los casos, de «estafar al seguro o eludir responsabilidades en otros delitos, fundamentalmente accidentes de tráfico».
En un comunicado remitido a Europa Press, el Instituto Armado informó de que tampoco han faltado motivaciones de tipo sentimental, por lo que recordó el caso de una mujer que en enero denunció que había sido agredida sexualmente por un amigo, cuando en realidad la relación había sido consentida y la denuncia pretendía evitar que el marido se enterase de la infidelidad, como así acabó confesando en el cuartel de la Guardia Civil de Maracena ante el equipo de Policía Judicial.
Así, precisó que también en el pasado mes de mayo, en Santa Fe, una mujer convenció a su hija menor de edad y disminuida psíquica para que denunciase que un albañil que trabajaba en una obra cercana la había agredido sexualmente. La Guardia Civil, sin embargo, comprobó que todo era falso y que todo se debió a las malas relaciones entre la madre y el denunciado.
En ambos casos, dada la gravedad del delito, la denuncia llevó consigo la inmediata detención de personas que, una vez averiguados los hechos por parte de los agentes de la Guardia Civil, resultaron inocentes.
ÚLTIMA DETENCIÓN
No obstante, la última detención por simular un delito, según la Benemérita, ocurrió el pasado miércoles por la noche en Moraleda de Zafayona, donde un joven fue puesto a disposición del juzgado de Loja tras haber denunciado en falso que le habían sustraído las cuatro ruedas del coche de su padre, dejándolo apoyado sobre cuatro ladrillos, y que éstas estaban valoradas en unos 2.000 euros.
Ante esta situación, miembros de la Guardia Civil averiguaron que el joven detenido, de 22 años de edad, pretendía «tunear» su coche con el dinero del seguro, ya que las ruedas que supuestamente habían sido robadas estaban ocultas en el garaje de su casa.
Por otro lado, el Instituto Armado explicó que es en el área metropolitana granadina donde se concentra el mayor número de detenidos por denunciar falsos delitos, un total de 13 en lo que va de año y, en concreto, en el puesto de la Guardia Civil de Armilla, donde más detenidos hay, cinco.
El último detenido en Armilla fue un repartidor de butano que el pasado lunes denunció que le habían robado por el procedimiento del «tirón» un bolso que contenía 840 euros, cuando lo que en realidad había ocurrido es que se había gastado el dinero y tenía que justificar ante la empresa para la que trabaja la falta de ese dinero.
En este sentido, la Benemérita criticó que estas prácticas conllevan que la Guardia Civil «desvíe sus esfuerzos hacia la investigación de unos hechos que son falsos en detrimento del tiempo que se podía dedicar a delitos en los que existen verdaderas víctimas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí