GRANADA, 31 (EUROPA PRESS)
La localidad granadina de Víznar cuenta desde hoy con un paseo que homenajea a Federico García Lorca y a las víctimas de la Guerra Civil en la finca Las Colonias de Víznar (Granada), cuyos terrenos fueron adquiridos por la Junta de Andalucía por 126.000 euros.
Según informó la Administración autonómica en una nota de prensa remitida a Europa Press, el proyecto del paseo que se ha ejecutado en este espacio lorquiano ha recuperado el entorno de la acequia de Aynadamar, con una inversión de 230.000 euros.
Con ello, según indicó la delegada de la Junta en Granada, Teresa Jiménez, durante una visita a la finca, se pretende «recuperar los valores paisajísticos y culturales de uno de los once espacios lorquianos». Asimismo, la Delegación Provincial de Cultura trabaja para declararlo Bien de Interés Cultural, según precisó el delegado, José Antonio Pérez Tapias.
Con estas actuaciones, la Junta pretende abrir la zona al uso de la ciudadanía y convertirla en un lugar de reflexión sobre la memoria histórica. Además, desde la parcela, que tiene una ubicación privilegiada, se puede contemplar la Vega, el barranco y la sierra de Alfaguara.
Según la redactora del proyecto, la arquitecto Carmen Moreno Álvarez, la prioridad principal de la intervención ha sido preservar el valor ambiental e histórico del espacio, lo que ha llevado a la recuperación de la vegetación y de la acequia Aynadamar, que nace en Fuente Grande y muere en el Albaicín como itinerario que descubre las cualidades paisajísticas del lugar.
Los objetivos de la propuesta van desde recuperar el trazado descubierto de la conducción de agua como elemento fundamental del paisaje del barranco, a asumir su reconstrucción y ligar su recorrido al trazado de un camino que atraviesa toda la finca pasando por la repoblación del arbolado existente y la recuperación del sistema de explotación del terreno mediante terrazas y las dos albercas para el regadío.
Históricamente, la finca ha tenido mucha importancia, ya que está documentado que durante la República se utilizo como lugar de veraneo para escolares granadinos hasta que estalló la guerra en 1936 y el cortijo se habilitó como cárcel y su entorno como cementerio.
En definitiva, la Junta quiere dotar de un significado metafórico al lugar como recuerdo a las víctimas de la guerra civil que pasaron por allí silenciosamente y entre las que estuvo el poeta Federico García Lorca.
El proyecto también busca recuperar la cualidad de paseo de la finca en todas sus connotaciones a través de tres recorridos: el camino del paseante, el del agua y el transparente.
El primero transcurre paralelo a la acequia Aynadamar y los lugares de parada en su transcurso descubren visuales entre los árboles hacia la Vega o el barranco.
El segundo supone la recuperación del cauce abierto de la conducción e introduce el frescor y el sonido que caracterizan el paso del agua. Por último, el camino transparente representa el paseo silencioso que Federico García Lorca y otros muchos fueron obligados a realizar en este lugar antes de morir y que finaliza con un poema del autor de Fuente Vaqueros de su obra «Poeta en Nueva York» titulado «Vuelta de paseo» tallado en una piedra a la que riega el agua.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí