GRANADA, 27 (EUROPA PRESS)
Los profesores granadinos que secundaron hoy el paro convocado por la Junta de Personal Docente en repulsa por la agresión que sufrió el pasado lunes una maestra en el Colegio Público Arrayanes, a la que abofeteó una madre, demandaron hoy «más apoyo» de la Administración para evitar situaciones similares.
En declaraciones a los periodistas, el presidente de la Junta de Personal Docente de Granda, José Antonio Mesa, mostró su «preocupación» por lo sucedido «que no es un hecho aislado en la comunidad educativa».
El acto central tuvo lugar en el Colegio Público de Educación Infantil y Primaria Arrayanes de la capital, donde tuvo lugar la agresión, que realizó un paro que duró toda la jornada. A las puertas del centro se congregaron a las 11.00 horas, cuando se inició la protesta en el resto de centros, todos los profesores del colegio.
Todos mostraron su «más rotundo rechazo» a las acciones violentas y a las circunstancias que las provocan, a la vez que reiteraron su apoyo «incondicional» a la profesora agredida, a la vez que indicaron que «no van a permitir» que este incidente «manche» el nombre del colegio. Algunos alumnos con dibujos se sumaron al acto de repulsa.
Desde hace meses la Junta de Personal Docente denuncia el «deterioro» de la convivencia en los centros educativos de la provincia con reiteradas situaciones de «violencia» tanto entre los propios alumnos como de padres contra el profesorado.
El incidente que ha desencadenado esta protesta tuvo lugar el pasado lunes a mediodía cuando una maestra de Infantil comunicó a la madre de un alumno que su hijo de cinco años había agredido a otro de tres en el patio, tras lo que la mujer supuestamente abofeteó a la docente a la que también, al parecer, amenazó de muerte acompañada de varios familiares que acudieron al colegio al conocer lo sucedido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí