GRANADA, 4 (EUROPA PRESS)
El Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) ha confirmado que Lourdes R.S., la mujer cuyo cadáver apareció el pasado viernes junto al de su marido en su casa del barrio granadino de El Zaidín, nunca había denunciado sufrir malos tratos.
La mujer que, según apuntan todos los indicios, murió como consecuencia de un nuevo episodio de violencia de género tampoco fue usuaria de los recursos del IAM, según informó hoy la coordinadora provincial, Carmen Solera, en un comunicado remitido a Europa Press.
Solera, que asistirá esta tarde a la concentración prevista en la plaza Sol y Luna del Zaidín, convocada por la Red de Mujeres del Zaidín, está en contacto con la familia, a la que «ha ofrecido los recursos públicos para lo que puedan necesitar».
Los restos mortales de Lourdes R.S. recibieron ayer sepultura en la iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza de su localidad natal de Huétor Santillán (Granada), entre «multitudinarias muestras de rabia y dolor».
Posteriormente, unas 1.400 personas asistieron a una concentración silenciosa convocada conjuntamente por la Corporación Municipal y por asociaciones de mujeres de Granada capital y de Huétor Santillán. Los restos mortales del varón, José Luis M.L., recibieron también sepultura ayer, aunque en el cementerio de Granada capital.
Fuentes de la investigación informaron a Europa Press de que, a falta de conocer los resultados de numerosas pruebas, como las de balística y las de las unidades Científica y Judicial», la única hipótesis que maneja el Cuerpo Nacional de Policía por el momento es la de que el fallecido se disparó con el mismo arma con el que presuntamente habría asesinado a su esposa.
La Policía Nacional descubrió este arma, una escopeta, en el interior del domicilio, a escasos metros del dormitorio en el que yacían ambos cadáveres, en su vivienda de la calle Brasil.
En el momento de los hechos, los tres hijos de la pareja, formada por J.L.M.L. y L.R.S., habían bajado a la calle a comprar chucherías y, cuando regresaron al domicilio familiar, en torno a las 18.30 horas del pasado viernes, descubrieron los cadáveres de sus padres en el dormitorio principal y con diversos impactos de bala en sus cráneos.
Los agentes de la Brigada de Homicidios del Cuerpo Nacional de Policía realizaron una intervención en el lugar mientras el juez de guardia y el médico forense autorizaban el levantamiento de los cadáveres y se alejaba del lugar de los hechos al mayor de los hijos, de 16 años, y a sus dos hermanos de 12 y diez años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí