La joven motrileña desapareció hace seis años en las fiestas patronales cuando tenía 18 años
MOTRIL (GRANADA), 18 (EUROPA PRESS)
Los padres de María Teresa, la joven motrileña que desapareció hace hoy seis años en las fiestas patronales de Motril (Granada) cuando tenía 18 años de edad, han acogido con «esperanza y cautela» los nuevos datos sobre la investigación policial en relación a la desaparición de su hija.
En declaraciones a Europa Press, la madre de la joven, Teresa Martín, explicó que tienen conocimiento de que «la nueva línea de investigación abierta por la Policía» precisa la declaración de dos nuevas personas, que «pueden arrojar luz a la investigación».
Pese a ello, Martín indicó que «no queremos poner demasiadas esperanzas y luego venirnos otra vez abajo», ya que desde el año 2000 los padres de María Teresa se encuentran en un estado emocional «delicado», que no aconseja convocar manifestaciones en el municipio para recordar la desaparición, como les indicaron los médicos.
Se trata de líneas de investigación policial que se espera aporten «nuevos datos» sobre el paradero de la joven motrileña, para lo que se solicitó, en su día, la declaración de Tony Alexander King. La desaparición con una persona de su entorno más cercano o tal vez con algún conocido a través de otro círculo social o cultural son algunas de las hipótesis con las que trabajan los investigadores.
La familia vigila las vitrinas del municipio de Motril donde están colocados los carteles de María Teresa y cada vez que los quitan, explicó su madre, «volvemos a colocarlos» con el objetivo de que nadie olvide que su hija continúa desaparecida seis años después.
María Teresa fue vista por última vez en la Avenida de Andalucía, en pleno centro de la localidad, cuando se dirigía a encontrarse con unos amigos para acudir a las fiestas patronales de su pueblo el 18 de agosto de 2000.
Desde entonces, no se han tenido noticias de la joven que el mismo día de su desaparición escribió una carta a un amigo en la que decía «me lo estoy pasando muy bien en la feria, estoy que alucino, mis padres me han regalado un ordenador y una grabadora», por lo que se descartó en principio la posibilidad de que se escapara del domicilio familiar.
A la espera de obtener nuevos datos a través de la investigación policial, judicialmente no se ha practicado por el momento ninguna prueba nueva, según informaron fuentes del caso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí