GRANADA, 15 (EUROPA PRESS)
El hispanista Ian Gibson abogó hoy por «restituir la memoria» de los fusilados en la Guerra Civil española, como el poeta granadino Federico García Lorca, no para «reivindicar nada» sino por «conocer la verdad» y «recuperar todo lo que se pueda», algo que considera una «obligación moral».
En declaraciones a Europa Press, el autor irlandés nacionalizado español consideró que aún queda «mucho por hacer», cuando se cumplen 70 años de los fusilamientos, entre ellos el de García Lorca, del que es biógrafo, por lo que demandó más investigaciones que ayuden a esclarecer la cifra de gente enterrada en las cunetas, en fosas comunes.
Gibson, comisario del homenaje a las víctimas que se celebrará el próximo viernes en Alfacar (Granada) y partidario de la exhumación de los cadáveres, para «darle un entierro decente» y conocer lo que se pueda de aquella «represión brutal», aseguró que «en los pueblos hay todavía miedo» porque la gente «no se cree que ha cambiado tanto la situación».
Federico García Lorca fue fusilado la madrugada del 18 o 19 de agosto junto al maestro Dióscoro Galindo y los banderilleros anarquistas Francisco Galadí y Joaquín Arcollas ante un viejo olivar conocido como «Aynadamar», fuente de las lágrimas, en Víznar (Granada), donde aún reposan sus restos con los de los otros tres compañeros que corrieron la misma «suerte», y cuyos familiares demandan ahora la exhumación, a lo que se opone la familia Lorca.
El trabajo realizado por investigadores extranjeros logró arrojar luz sobre la «torcida versión», según Gibson, que se ofreció en la dictadura franquista, ante la imposibilidad de llevarlo a cabo por parte de los españoles «vencidos», aunque hoy «nadie niega que hubiera desmanes en la zona republicana» debidos, según dijo, a una «reacción visceral».
La «tranquilidad y distancia» facilitan ahora el esclarecimiento de los hechos, sobre los que circulan diversas versiones que apuntan a la firma del Manifiesto a favor del Frente Popular, su homosexualidad o su amistad con Fernando de los Ríos entre otras como causa de su muerte, sobre la que la familia del poeta nunca ha querido profundizar.
Trabajos posteriores, el último de ellos el documental «Lorca. El mar deja de moverse», que se estrenará en los cines el próximo mes de septiembre, desvela que la muerte de Federico García Lorca «nació en el entorno familiar».
Juan Luis Trescastros Medina, casado con una prima lejana del padre del poeta y dramaturgo de Fuentevaqueros, sería el autor material de su muerte. Los motivos del asesinato estarían fundamentados, sobre todo, en las rencillas entre los García Rodríguez, los Roldán y los Alba. Odio, política y homofobia se habrían conjugado en una tragedia de la que ahora se cumplen 70 años.
«Si las familias quieren hay que recuperar a los muertos», apuntó Gibson, para saber «exactamente como fue y construir sobre esa verdad un país futuro con base sólida», ya que después de una Guerra Civil de proporciones como la española es «terrible».
Lorca, que regresó a Granada a refugiarse tras la sublevación militar contra la II República, encontró el final de sus días en el barranco de Víznar donde le dieron con 38 años de edad, al parecer, por orden del general Queipo de Llanos, «mucho café, mucho café».
La ministra de Cultura, Carmen Calvo, presidirá el homenaje a las que desde hace 19 años organiza la Diputación provincial de Granada en Alfacar, lugar donde se suponen que se encuentran los restos del poeta, en honor a la muerte de Lorca y todos las víctimas de la Guerra Civil española.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí