GRANADA, 11 (EUROPA PRESS)
El Parque de las Ciencias de Granada, en su objetivo de convertirse en un espejo de la realidad científica que ocurre en el entorno más cercano, ha diseñado un espacio informativo para resolver las dudas del público en torno a las medusas y sus molestas picaduras, tras la plaga que este verano ha invadido la costa mediterránea.
Así, según informó el Parque en un comunicado remitido hoy a Europa Press, el objetivo del museo interactivo es dar a conocer «las causas de ésta proliferación, qué es una medusa, cómo pica, qué hacer en caso de picadura y saber algo más acerca de las llamadas ortigas de mar».
El punto de actualidad científica, que puede consultarse desde hoy en las instalaciones del Parque de las Ciencias, cuenta además con información diaria del estado de las medusas en las costas andaluzas de forma que los visitantes puedan conocer día a día las playas que están azotadas por esta plaga.
El origen primitivo de este ser vivo, que cuenta con más de 600 millones de años, su composición –agua, en un 95 por ciento–, las más de 4.000 especies que existen o su localización en la plataforma continental, a unos 30 kilómetros del litoral, donde las aguas de invierno son más cálidas que las de la costa y mucho más ricas en nutrientes con los que alimentarse, son algunos de los aspectos que podrán conocer los que visiten el centro de divulgación.
Las causas que han provocado el aumento de medusas en las costas del mediterráneo también están recogidas en este punto de actualidad científica. Así, se indican algunas de las que han expuesto en los últimos años los investigadores como la sobreexplotación de los barcos pesqueros que están acabando con los depredadores naturales de las medusas –tortugas y grandes peces migradores–, el exceso proveniente de vertidos agrícolas y el aumento de la temperatura debido al cambio climático. Aunque otros investigadores apuntan a que esta situación es resultado de un ciclo que se produce con un periodicidad de 12 años y perdura entre tres y cuatro años.
Saber que las medusas no atacan sino que sus células urticantes se disparan cuando sienten el roce, la presión, o la diferencia de temperatura y comprender que el hecho de que existan muchos ejemplares también resulta positivo para el mar, ya que estos animales son grandes bioindicadores y revelan si en el agua hay un exceso de nutrientes, si ha aumentado la temperatura o si han decrecido las corrientes, son otros de los aspectos que se pueden conocer en este panel informativo.
Finalmente, en este punto también se ofrecen algunos consejos en caso de picadura propuestos por el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona como no frotar la zona afectada ni con arena ni con la toalla, usar siempre agua salada para limpiar la zona de la picadura, aplicar frío durante 15 minutos usando una bolsa de plástico que tenga hielo y extraer cualquier resto de tentáculo que permanezca adherido a la piel usando guantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí