SALOBREÑA (GRANADA), 2 (EUROPA PRESS)
El hombre hallado muerto en su domicilio de Salobreña (Granada) junto a su mujer sufría depresión por lo que había sido internado en un centro hospitalario en varias ocasiones, según indicaron hoy a los periodistas vecinos y familiares de las víctimas, que se mostraron «atónitos» por lo sucedido.
A.R.F. de 37 años y su mujer, M.D.G.V., de 49 años fueron hallados ayer muertos por el padre del varón y el hijo de la pareja que al llamar al domicilio, ubicado en la calle Fuente del municipio costero, y constatar que nadie abría, se alarmó y avisó a las Fuerzas de Seguridad.
En su interior, los agentes descubrieron a la pareja en medio de un gran charco de sangre con múltiples heridas por todo el cuerpo, que causaron la muerte de ambos.
Según declaró una prima del fallecido, éste «sufría depresiones» por lo que había sido internado en un centro hospitalario en varias ocasiones ya que «se volvía muy agresivo». Su prima aseguró que padecía «problemas psiquiátricos» desde hacía tiempo.
Otra mujer, residente también en las inmediaciones del domicilio conyugal, indicó que «él pegaba habitualmente a Dolores» lo que era «un secreto a voces» en el municipio, si bien el presunto agresor que, en su opinión también sufría un proceso depresivo, «era muy distante de los vecinos de la calle».
Aunque lo sucedido se encuentra bajo el secreto de sumario, asumido por el Juzgado de Instrucción número 1 de Motril (Granada), las primeras investigaciones apuntan así a un caso de violencia de género, en el que el varón habría acabado con la vida de su esposa, por causas aún desconocidas, para proceder posteriormente a su suicidio.
Según informó la Guardia Civil a Europa Press, la mujer presentaba múltiples heridas por todo el cuerpo, así como diversos cortes defensivos –se baraja la posibilidad de que el hombre se ensañara con su víctima ante su intención de defenderse–, que probablemente le causaron la muerte por pérdida de sangre.
Asimismo, él presentaba un cuadro de diferentes heridas por arma blanca en cuello, pecho, muñecas y abdomen, herida ésta última que, según las primeras investigaciones, le habría provocado la muerte.
De confirmarse la hipótesis de un nuevo acto de violencia de género, en la provincia de Granada serían dos las víctimas mortales en lo que va de año, después de que el 1 de enero fuera asesinada en Algarinejo otra mujer, P.P.V., presuntamente por su marido con una escopeta de caza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí