GRANADA, 21 (EUROPA PRESS)
El presunto homicida de Beatriz Collado, José Molero Guerrero, declaró hoy ante la juez que se encarga de la instrucción del caso que, «aunque sí estuvo presente en el lugar de los hechos, tuvo que mantener relaciones sexuales con Beatriz a instancias de dos sicarios que le acompañaron», si bien «se desvinculó absolutamente de su asesinato».
Según informó a Europa Press su abogado, Jesús Huertas, José Molero, que está imputado por un total de cuatro delitos que le podrían suponer una condena de más de 40 años de prisión en el caso de ser culpable, «dio a entender en su declaración que estas dos personas fueron las que acabaron con la vida de la joven», desaparecida el pasado 1 de marzo y cuyo cadáver fue hallado flotando en el pantano de Cubillas en Granada al día siguiente.
En su declaración, el procesado explicó que «esto se debió a un ajuste de cuentas que mantenía, y que no estaba relacionado con el ámbito de Beatriz, con la persona que mandaba a estos dos sicarios por haber incumplido un trato». Dicho acuerdo, según apuntó el letrado, «consistía en acabar con la vida de cinco personas».
«La idea de esta persona era implicarlo en estos hechos, puesto que si no terminaba de cumplir el trato, acabarían con la vida de su mujer, su hijo o el mismo», señaló Huertas.
Según calificó el abogado, la versión que ofreció Molero de su participación en el crimen, ante la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Granada, es «rocambolesca». Hasta este momento, el presunto asesino de Beatriz Collado se había negado a declarar.
El presunto homicida está procesado por cuatro delitos. Según el auto, al que tuvo acceso Europa Press, la titular del Juzgado de Instrucción tres de Granada procesa a Molero Guerrero, que se encuentra en prisión provisional en el centro penitenciario de Huelva, por los delitos de detención ilegal, robo con violencia, agresión sexual y homicidio, y excluye del auto a los otros dos imputados durante la instrucción, la pareja sentimental del detenido y un joven al que éste acusó de venderle el móvil de la fallecida, gracias al cual fue localizado.
Aunque el auto de procesamiento no especifica los movimientos del presunto homicida durante las seis horas que tuvo retenida a su víctima, la juez considera que existen indicios de que el único procesado tuvo un «encuentro casual en lugar no determinado» el 1 de marzo de 2006 con Beatriz Collado a las 22.24 horas.
El presunto autor de la violación y muerte de la joven granadina, según el escrito, «impidió que Beatriz continuara la conversación telefónica que en ese momento mantenía con su novio a través de su teléfono móvil, le arrebató éste por la fuerza, y se apoderó del mismo».
La investigación policial abierta como consecuencia del crimen de Beatriz Collado, desaparecida el pasado 1 de marzo y cuyo cadáver fue hallado flotando en el pantano de Cubillas en Granada al día siguiente, ha permitido esclarecer, además, una agresión sexual y un atraco con arma de fuego perpetrados presuntamente por el imputado en el crimen de la joven granadina.
En un comunicado remitido el pasado 7 de junio a Europa Press, la Policía informó de que la agresión fue perpetrada, al parecer, por José M.G. el pasado 30 de enero en la localidad de Estepona, cuando éste asaltó a plena luz del día a una joven madre que se disponía a entrar en su domicilio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí