GRANADA, 18 (EUROPA PRESS)
El Sindicato Médico de Granada consideró hoy que «la sobrecarga de trabajo es uno de los desencadenantes más importantes» de las agresiones que padecen en la actualidad el personal sanitario, si bien puntualizó que, «en algunos casos minoritarios, el desencadenante de la agresión se debe al perfil conflictivo del usuario».
En declaraciones a Europa Press, el coordinador de Atención Primaria del Sindicato Médico de Granada y delegado de Prevención de Riesgos Laborales del Comité de Seguridad y Salud Laboral, José Caballero Vega, consideró que la agresión que sufrió ayer una médica en el Dispositivo de Urgencias de la Chana por parte de una usuaria no tuvo «justificación alguna».
Según aseguró, quedó patente la «falta de educación de la usuaria, que emitió quejas y juicios de valor sobre una cura que ni siquiera era de urgencias». Así, la usuaria «acudió a un centro que está abierto toda la noche y en el que se le prestó atención de forma inmediata», con el objeto de «avasallar a una profesional».
En su opinión, el hecho de que la médico haya decidido cambiar su lugar de trabajo «no soluciona lo ocurrido», al igual que tampoco lo hacen, según consideró, indemnizaciones ni medidas paliativas a corto plazo. Sin embargo, por otra parte, consideró «un alivio» que estas agresiones puedan ser consideradas delitos de atentado penados con cárcel entre dos y cuatro años.
En cualquier caso, Caballero Vega aseguró que, en la mayoría de las ocasiones –como la agresión que sufrió un médico, el pasado miércoles, en el Centro de Salud de Huéscar (Granada) por parte de un paciente que argumentó que el personal médico no le prestó la asistencia que merecía– las agresiones se producen «por la sobrecarga de trabajo».
Según aseguró, «los pocos médicos que hay en Granada se van a otros sitios donde les ofrecen una situación laboral más adecuada», y más en verano, por lo que, según señaló, «algunas zonas como la de Baza, cuya área de urgencias está justo en la entrada del hospital y plantea cierto riesgo, no están cubiertas», según advirtió.
Por último, Caballero Vega aseguró que el sindicato está «muy indignado» con ambas agresiones, ya que, según manifestó, reflejan que «ser médico o enfermero hoy en día contempla un «riesgo que no está suficientemente cuantificado», según valoró.
En su opinión, «hay que intervenir desde la escuela para tener los beneficios de la educación orientada al respeto y a la valoración positiva del servicio que te está prestando la sociedad». Según indicó, «esto evitaría buena parte de las agresiones».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí