GRANADA, 4 (EUROPA PRESS)
El fiscal pide tres años de prisión para el representante legal de una empresa de construcción situada en Huétor Tájar en la que trabajaba, sin contrato laboral, un empleado que sufrió un accidente laboral, al caer desde la primera planta por el hueco de un ascensor que carecía de protección cuando este quitaba los puntales que sostenían el encofrado.
Según el escrito de acusación, al que tuvo acceso Europa Press, el suceso ocurrió el 10 de agosto de 2004, cuando el trabajador cayó por el hueco del ascensor hasta el foso, lo que le ocasionó un acuñamiento leve en dos vértebras dorsales, de lo que tardó en curar 60 días, y un traumatismo torácico cerrado con contusión pulmonar.
El fiscal atribuye al acusado, representante legal de la empresa, dos delitos contra los derechos de los trabajadores, uno por infringir las normas de prevención de riesgos laborales, al no facilitar al obrero los medios de seguridad necesarios, y otro por imponerle condiciones laborales que restringen sus derechos, al carecer de contrato de trabajo y no estar dado de alta en la Seguridad Social, pese a que se empleaba para la empresa desde el 1 de agosto.
El día en el que se produjo el siniestro, el trabajador, que decidió apartarse del proceso judicial tras prestar declaración, fue dado de alta en la Seguridad Social.
Para el primero de los delitos, el fiscal pide un año y seis meses de prisión y multa de nueve meses con responsabilidad subsidiaria para el acusado, mientras que para el segundo solicita la misma pena de cárcel y el pago de una multa de 1.620 euros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí