GRANADA, 2 (EUROPA PRESS)
Los trabajadores del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) de Granada anunciaron que, finalmente, se concentrarán mañana a las puertas de la empresa concesionaria del servicio, Clece, e iniciarán, el mismo día, una huelga indefinida apoyada por el 98 por ciento de los empleados.
En declaraciones a Europa Press, el secretario del Comité de Empresa, Jorge Serrano, explicó que los trabajadores decidieron en asamblea llevar a cabo estas movilizaciones, después de romper las negociaciones con la empresa y de reunirse, el pasado jueves, con técnicos del Ayuntamiento de Granada.
Según valoró Serrano, «el Ayuntamiento entiende que nuestro trabajo no es de interés público», por lo que, según puntualizó, «los técnicos aseguraron no tener nada que ver en este conflicto». De esta forma, el secretario achacó la postura del Consistorio «al hecho de que los empleados no son funcionarios».
Los trabajadores de Clece, que convocaron una huelga para el pasado 26 de junio, decidieron desconvocarla provisionalmente después de que en el acto de conciliación con la empresa celebrado unos días antes el Sercla, esta accediera a negociar el convenio colectivo.
Entonces, el Comité de Empresa valoró de forma «positiva» que la empresa accediera a sentarse con los trabajadores para tratar, tanto el calendario de negociaciones, como las tablas salariales.
Sin embargo, las negociaciones con la empresa concesionaria del servicio se rompieron, ya que, según el Comité de Empresa, Clece se limitó a «marear la perdiz» para, según puntualizó, concluir finalmente que «los trabajadores deberán volver a realizar sus peticiones dentro de un año» a la vez que culpabilizaron al Ayuntamiento de esta situación, según la misma fuente.
Por su parte, el secretario provincial de UGT en Granada, Mariano Campos, informó a Europa Press de que los trabajadores de Clece S.A. solicitan de la empresa que, «en el convenio colectivo se recoja un reconocimiento expreso a su labor, a través de unas condiciones laborales y salariales dignas», que permitan, según puntualizó, «aumentar la calidad de este servicio público» que tiene actualmente más de 2.100 usuarios en Granada.
Campos explicó que «los trabajadores afectados son los mismos que pertenecían a Abenzoar», la cooperativa de asistencia social que el verano pasado terminó su contrato con el Ayuntamiento de Granada, según puntualizó, «con grandes tensiones provocadas porque el Consistorio no le liquidaba y la empresa debía una nómina y media a trabajadores».
Según recordó el secretario, «cuando en agosto finalizó el plazo, el Ayuntamiento sacó a subasta el servicio y fue Clece la empresa que pasó a acometerlo». Así, «se subrogó a todos los trabajadores excepto a la gerente y dos empleados que optaron por el finiquito voluntario», según indicó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí