GRANADA, 30 (EUROPA PRESS)
El Tribunal Supremo (TS) ha desestimado el recurso de queja interpuesto por la Junta de Andalucía contra la resolución del pasado 8 de junio de 2005, que «se confirma», por el que la Audiencia provincial de Granada declaró «no haber lugar a tener por interpuesto el recurso de casación» contra la sentencia en la que se atribuía a un retraso de la Administración autonómica la pérdida de una finca de 527 hectáreas en el Parque Nacional de Castril (Granada).
De este modo, el Supremo resuelve un conflicto que durante meses ha enfrentado a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía con el propietario de los terrenos, Rafael Aibar, a quien pertenecen los mismos, pese a encontrarse ubicados en el Parque Natural de Castril, que, según dijo la consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, «sigue teniendo 12.000 hectáreas porque no se han movido las lindes ni alterado la catalogación» por el proceso judicial.
En el auto, a la que tuvo acceso hoy Europa Press, el Tribunal desestima el recurso de queja por parte de la Administración autonómica andaluza porque entiende fue presentado «fuera del plazo establecido».
Así, el Tribunal indicó «no es posible reconocer legitimación para recurrir en casación la resolución que pone término a un proceso en el que quien pretende formalizar el recurso ha sostenido a ultranza la falta de legitimación para ser destinatario de la acción ejercitada».
En este sentido, continúa el documento, «la falta de vinculación con el objeto del proceso que determina la improcedencia de su llamada al juicio determina ahora que deba apreciarse la misma ausencia de título habilitante para impugnar la sentencia recaída en el proceso respecto del que ha predicado su indebida intervención».
La Delegación provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Granada destacó meses atrás que la finca situada dentro del Parque Natural de Castril seguiría conservando su carácter forestal y formando parte del Parque Natural Sierra de Castril, con independencia de la resolución judicial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí