GRANADA, 30 (EUROPA PRESS)
El parlamentario de Izquierda Unida por Granada, Pedro Vaquero, alertó hoy de la «saturación» en los centros de salud de la provincia, concretamente, en la costa, el área metropolitana y la zona norte que soportan una carga de trabajo «excesiva» según sus medios.
En rueda de prensa, Vaquero indicó que 18 distritos sanitarios de Granada y su provincia, el número de Tarjetas Sanitarias Individuales (TIS) que deben ser atendidas por su personal es «excesivo» por lo que la situación de exceso de trabajo «hace muy difícil la atención sanitaria de los ciudadanos» en las mejores condiciones.
Según los datos facilitados a IU por la propia Junta de Andalucía, un centro de salud de Granada capital, y los ambulatorios de Baza, Almuñécar, Huéscar, Motril, Salobreña, Albolote, Alfacar, Armilla, Atarfe, Churriana, Huétor-Tájar, Íllora, La Zubia, Loja, Maracena, Peligros y Santa Fe atienden entre 1.200 y 1.500 TIS por médico, una cifra «muy elevada» para la cartera que pide el SAS.
Peor situación se registra en la atención de Tarjetas ajustadas por edad (TAE) donde Granada cuenta con 12 zonas sobrecargadas correspondientes a ambulatorios de Baza, Huéscar, Almuñécar, Motril, Salobreña, Albolote, Alfacar, Atarfe, Huétor-Tájar, Íllora, La Zubia y Loja, y cinco sobrecargadas con más de 2.000 Tarjetas por facultativo en un ambulatorio de Granada capital, y los centros de salud de Armilla, Churriana, Maracena y Santa Fe, lo que el parlamentario de IU consideró «preocupante».
Granada ocupa el segundo lugar de la comunidad andaluza en la saturación de este servicio junto con Sevilla y Córdoba, y por detrás de Málaga. De la interpretación de los datos ofrecidos por la Junta se puede afirmar que el 64 por ciento de los centros se hallan con «mala dotación» de plantillas y casi el 25 por ciento en una situación totalmente deficitaria. Los puntos negros de Andalucía son las capitales de provincia, las áreas metropolitanas, las costas y los grandes pueblos.
Frente a esta situación, IU consideró «urgente» terminar con las desigualdades de acceso a los servicios relacionadas con las distintas dotaciones que existen en atención primaria para extender al 100 por cien el modelo de los centros de salud y completar la dotación de las zonas con deficiencias.
Pedro Vaquero se refirió además a la necesidad de redefinir las funciones del médico de familia y reforzar en la composición de los equipos básicos de atención primaria la figura del trabajador social como garantía de abordaje integral de los problemas de salud.
El parlamentario de Izquierda Unida apuntó también a la necesidad de estabilidad laboral que precisan los médicos ya que, en demasiadas ocasiones, sus puestos de trabajo son eventuales, lo que hace vivir a estos trabajadores su profesión «de forma indigna».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí