El procesado niega los hechos y la víctima dice que no quiere que «lo metan en la cárcel sólo que pague los daños»
GRANADA, 23 (EUROPA PRESS)
El ministerio fy medio la petición de cárcel para el acusado de intentar matar a su ex mujer sacando su coche de la carretera, después de haberla agredido y amenazado constantemente desde su separación, como presunto autor de los delitos de homicidio en grado de tentativa, malos tratos y una falta de hurto.
El acusado, E.F.M., negó los hechos acaecidos, según el ministerio público, en Iznalloz (Granada) el 16 de enero de 2004, fecha en la que el procesado se dirigió a su ex, que se encontraba en el centro médico de la localidad, y le insultó e instó a hablar con él.
Posteriormente la siguió y cuando logró que accediera a su petición la golpeó, se apoderó de su bolso y la persiguió por la carretera hacia Darro, marcha durante la cual con «intención de acabar con su vida», según el relato fiscal, realizó varias maniobras bruscas hasta que logró que perdiera el control del vehículo que dio varias vueltas de campana en la carretera.
E.F.M. en su declaración ante el tribunal de la Audiencia provincial de Granada aseguró que ese día «vio de pasada» a su ex mujer, pero que no la siguió y ni siquiera habló con ella, tal y como sostuvo en la denuncia su compañera.
Por su parte, la víctima, que con anterioridad había retirado denuncias interpuestas contra su ex marido para «no hacerle daño, ya que es el padre de mis hijos», manifestó «estar segura» de que E.F.M. le había golpeado por la parte trasera del vehículo, lo que ocasionó que se saliera de la carretera.
Sin embargo, los agentes de la Guardia Civil que inspeccionaron el vehículo no encontraron «restos de pintura» en éste, si bien reconocieron que el coche del acusado había sufrido «bastante golpes» aunque no pudieron precisar por qué motivos ni cuándo se produjeron.
Sólo un testigo, trabajador de una gasolinera cercana al lugar donde volcó el vehículo, afirmó que «vio volcar el coche» de la mujer y pasar otro automóvil «oscuro», al parecer, del procesado, que no llegó a detenerse.
LOS PERITOS
Asimismo, los peritos que reconocieron a la víctima tras la supuesta agresión indicaron sobre las policontusiones sufridas que «no hay señal evidente que haga pensar más en una agresión que en una contusión fortuita».
La sintomatología que presenta la mujer es «compatible con haber sufrido maltrato de carácter habitual», según las psicólogas, que destacaron el «estado de ansiedad» como lo más llamativo en el momento del reconocimiento en el que «no tenía un sentimiento de autoestima deteriorado».
El ministerio fiscal elevó la pena en dos años por el homicidio en grado de tentativa, en el que concurre la agravante mixta de parentesco, y eliminó el delito de lesiones psíquicas, al no quedar acreditado que la víctima «precisara tratamiento psicológico». El delito de robo con violencia fue sustituido por una falta de hurto.
Además de la pena de prisión que en total suma nueve años y medio, la fiscal pidió que el acusado indemnice a su ex mujer en 9.000 euros por las lesiones y el daño moral y en 300 por los objetos sustraídos el día de la agresión –un bolso–.
Por último, la fiscal solicitó que se imponga a E.F.M. la prohibición de acercarse a la víctima y comunicarse con ella durante 13 años y medio.
La acusación particular se sumó a la responsabilidad civil señalada por el ministerio público y retiró la penal, después de que la víctima dijera en el juicio, que quedó visto para sentencia, que «no quería prisión para su ex marido».
La defensa del procesado interesó la libre absolución por considerar «no creíble» el testimonio de la víctima que por sus «fantasías» podría haberse «figurado», dijo, el accidente. Además, apuntó el «resentimiento y enemistad» de la mujer hacia el que fuera su marido y con el que tiene varios hijos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí