GRANADA, 14 (EUROPA PRESS)
La Audiencia provincial de Granada juzga mañana a un hombre, A.S.G., para el que el fiscal pide diez años de prisión, después de que se le encasquillara el arma que portaba en dos ocasiones y no pudiera disparar, tras lo que huyó, como presunto autor de un delito de homicidio en grado de tentativa y otro de tenencia ilícita de armas.
Los hechos ocurrieron, según el escrito de acusación al que tuvo acceso Europa Press, sobre las 23.45 horas del 28 de mayo de 2005 cuando el acusado estaba forcejeando con otra persona en la calle Arquitecto José Modesto Contreras de la capital e hizo acto de presencia la Policía Nacional.
Al percatarse de la llegada de los agentes, el acusado empuñó la pistola que llevaba y con «ánimo de matar» apretó el gatillo, si bien no se produjo detonación al quedar el arma encasquillada.
Insistió y volvió a montar el arma con el mismo propósito, por lo que disparó nuevamente, aunque no llegó a producirse el disparo al quedar nuevamente encasquillada, tras lo que se dio a la fuga tirando el arma en su huida. Poco después los agentes lograron detenerlo y recuperar la pistola.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí