GRANADA, 25 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial de Granada ha condenado a José Antonio R.C., vecino de Melegís-El Valle (Granada) a una pena de cinco años de prisión y a indemnizar a la víctima en 1.980 euros por incapacidad temporal y 2.000 euros por la secuela, por un delito de homicidio en grado de tentativa, tras apuñalar con una navaja en el bar ‘Los Naranjos’ a otro individuo por una discusión «intrascendente».

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, se consideran hechos probados que sobre las 20.15 horas del 7 de marzo de 2004, se originó una discusión entre el acusado y la víctima Antonio L.Z. porque el primero se sentó en la mesa del segundo, quién le pidió que «se cambiara de lugar».

Durante la discusión, el acusado «extrajo del interior de uno de los bolsillos del pantalón una navaja de unos 8.5 centímetros de hoja» y le asestó un golpe a su acompañante, causándole una herida inciso de seis centímetros, que le provocó neumotórax y fractura costal asociada. «De no haberse prestado asistencia médica de inmediato, hubiera peligrado la vida de Antonio L.Z.», según consta en la sentencia.

Tras caer el suelo el acusado, le dijo a los amigos de la víctima que se lo acercaran para «rematarlo». Antonio L. Z. tardó en curarse 33 días, siete de los cuales pasó hospitalizado. Dos cicatrices le quedaron de secuelas como perjuicio estético.

El procesado padece «esquizofrenia paranoide crónica de unos 20 años de evolución», según consta en la sentencia, «lo que provocó una limitación mínima de sus facultades intelectivas y volitivas al ejecutar los hechos».

El Ministerio Fiscal, en sus conclusiones definitivas, solicitó una pena de prisión de cinco años y una indemnización para la víctima de 1.320 euros por los días de incapacidad laboral y en 1.500 euros por la secuela.

La acusación particular solicitó una pena de diez años de prisión y una indemnización a Antonio L.Z. de 3.000 euros por los días de incapacidad y 2.000 euros por las secuelas físicas.

Por contra, la defensa, que mostró su disconformidad con las conclusiones definitivas del Ministerio Fiscal y la acusación particular, solicitó la libre absolución por se inimputable y alternativamente calificó los hechos como «constitutivos de delito de lesiones con la concurrencia de la eximente incompleta de alteración psíquica y de las atenuantes de arrebato, confesión y arrepentimiento», por lo que solicitó la pena de dos años de prisión.

La Audiencia condenó finalmente a José Antonio R.C. a una pena de cinco años de prisión al tratarse de una tentativa acabada y a una indemnización de 60 euros diarios, es decir, 1.980 euros por la incapacidad temporal y a la suma de 2.000 por la secuela de dos cicatrices.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí