El fiscal ha modificado la pena de cuatro a nueve años de cárcel para el cuñado del empresario por considerarlo co-autor de los hechos

GRANADA, 22 (EUROPA PRESS)

El empresario apaleado por su mujer e hijastro para que desistiera de la demanda de separación matrimonial interpuesta previamente de mutuo acuerdo declaró hoy que «tenían pensado tirarme con el coche por un barranco, si moría como consecuencia de la paliza que me propinaron».

En el juicio celebrado esta mañana en la Audiencia Provincial han quedado pendientes las conclusiones definitivas que serán presentadas el próximo martes. La víctima, que negó «haber firmado los documentos para pedirle a su mujer una segunda oportunidad», aseguró que los acusados le amenazaron diciéndole que «había personas dispuestas a acabar con mi vida por 30.000 ó 40.000 pesetas, si decía algo a la Policía».

Los acusados, por su parte, negaron en todo momento haberle propinado una paliza al empresario. La mujer, D.G.C., afirmó, durante la declaración en el juicio, que su marido «salió el jueves al mediodía, 29 de mayo, y no volvió hasta el lunes día 2 de junio» por lo que, según declaró, no estaba en el domicilio que compartían cuando se produjeron los hechos.

Por su parte, el hijastro, acusado –al igual que la mujer– de delitos de lesiones, detención ilegal, extorsión y obstrucción a la Justicia, manifestó que «las relaciones entre su madre y su padrastro estaban deterioradas» y también negó que la víctima permaneciera en el domicilio familiar los días en que se relatan los hechos.

Según declaró hoy en el juicio el hijastro del empresario, «lo llamé el domingo por la noche, después de que mi madre me dijera que habían mantenido una fuerte discusión» y no lo viera en todo el fin de semana.

Además de la mujer e hijastro, también ha declarado como acusado el hermano de la mujer, A.G.C., que negó los hechos que se le imputan y afirmó que «no vi a su marido durante esos días».

El Ministerio Fiscal, que mantiene la pena de 18 años de prisión y el pago de una multa de 10.800 euros por los delitos de lesiones, detención ilegal, extorsión y obstrucción a la Justicia, ha modificado la pena para A.G.C. de cuatro a nueve años de prisión al considerar que no fue sólo colaborador en los hechos que se le imputan, sino co-autor.

Por su parte, la acusación particular pide penas de cárcel que oscilan entre los nueve y los 15 años de prisión para los tres acusados, así como una indemnización de 18.840 euros.

La defensa solicita para sus clientes la libre absolución argumentando que la víctima quiso reanudar la convivencia con su mujer y que tras la negativa de ésta, paralizó la separación e interpuso una denuncia contra ellos por malos tratos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí