GRANADA, 21 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil rescató sanos y salvos ayer por la noche en la localidad granadina de Maracena a tres menores que se quedaron encerrados con su padre después de que éste, muy agresivo y al parecer bajo los efectos de sustancias estupefacientes, echara a la calle a su madre.

Según informó el Instituto Armado en una nota de prensa remitida a Europa Press, se temió la integridad de los tres menores, por lo que la Guardia Civil requirió la presencia de los bomberos granadinos para que, con el permiso de la madre, echaran la puerta abajo y poder así rescatar a los tres niños.

La Policía Local de Maracena pidió la ayuda a las 22,30 horas de ayer de una patrulla de la Guardia Civil tras encontrar a un mujer en la calle que les informó que su marido se encontraba bajo la influencia de una sustancia estupefaciente y estaba muy agresivo, y que la había echado de su casa con la amenaza de quemarla si no se iba, mientras que sus tres hijos se habían quedado dentro mientras él destrozaba todo lo que había en el interior de la vivienda.

Una patrulla de la Guardia Civil se presentó de inmediato en el domicilio de esta mujer e intentaron que el marido abriera la puerta, pero en todo momento se negó, por lo que tras consultar con la mujer, y con su aprobación, solicitaron la presencia de los bomberos granadinos para que derribaran la puerta.

Una vez derribada la puerta, la Guardia Civil entro en el domicilio y detuvo al marido como presunto autor de un delito de malos tratos en el ámbito familiar, después de comprobar que los tres niños estaban bien y que había destrozado todo el mobiliario de la casa.

El detenido, que ya había sido denunciado anteriormente por malos tratos en una ocasión, responde a las iniciales J.M.B.M., de 30 años de edad, ha sido puesto a disposición judicial esta mañana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí