GRANADA, 18 (EUROPA PRESS)

El vicepresidente primero de la Diputación de Granada, Gabriel Cañavate (PSOE), manifestó hoy su disconformidad con la denuncia realizada por el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Granada, Juan García Montero, sobre la gestión de la Escuela Circense y destacó que es «más bien una amenaza que una denuncia, pero no tenemos ningún miedo».

En declaraciones a Europa Press, Cañavate señaló que la Diputación de Granada siempre abogó por «la transparencia» tanto dentro como fuera del circo. En este sentido, continuó «fuimos nosotros (el PSOE) los que pedimos en pleno a la Cámara de Cuentas la fiscalización de las cuentas del consorcio».

El vicepresidente primero consideró «prematuras y arriesgadas» las declaraciones del edil granadino, puesto que aún no se conoce el dictamen definitivo de la Cámara de Cuentas, e indicó que «hay mucho trecho entre presuntos autores e inocentes» y, en alusión a García Montero, afirmó que «él lo sabe personalmente y debería haberse aplicado este cuento».

Para Cañavate, estas acusaciones se enmarcan en «la estrategia del PP en Andalucía» y concluyó que «no vamos a montar ninguna pataleta por tener que rendir cuentas ante los tribunales».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí