GRANADA, 2 (EUROPA PRESS)

El Seprona de la Guardia Civil ha puesto a disposición judicial a una persona por varios delitos de estafa descubiertos al investigar una infracción contra el territorio en el «Pago de Urenda» del término municipal granadino de El Padul.

En un comunicado remitido a Europa Press, la Guardia Civil precisó que el detenido ofertaba una urbanización de casas de madera en distintas revistas de publicidad inmobiliaria por cuya reserva cobraba 3.000 euros a los compradores, cuando en dicho pago, considerado como suelo rústico, no existía aprobada ninguna actuación urbanística.

En este sentido, señaló que cuando los compradores, tras leer el anuncio, se interesaban por la compra, el presunto estafador les engañaba diciendo que tanto por la extensión de la parcela como por tratarse de una casa de madera, no era necesario ningún plan urbanístico.

No obstante, añadió, si alguno de los compradores se mostraba recalcitrante, el imputado finalmente los convencía arguyendo que poseía contactos que le recalificarían el terreno.

Hasta el momento, sostuvo, hay al menos cinco personas presuntamente estafadas, cada una de las que ha pagado al presunto estafador 3.000 euros en concepto de reserva por una parcela de 1.250 metros cuadrados con una vivienda de madera, si bien, precisó, «se sospecha que puedan ser muchos más los presuntos estafados».

Esta actuación comenzó cuando la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ordenó al Seprona que investigara la posible venta irregular de unas parcelas, con vivienda incluida, en terrenos rústicos en el Pago de Urenda, tras la denuncia presentada por el Ayuntamiento de El Padul.

Tras las primeras pesquisas, los agentes descubrieron que el presunto estafador ejerce como propietario y gerente de la empresa Casas de Madera J.P, que no figura dada de alta en el Registro Mercantil de Granada.

Los propietarios de una finca ubicada en suelo calificado como no urbanizable solicitaron del Ayuntamiento la segregación de la misma en seis parcelas de 5.000 metros cuadrados cada una, sin que existiera aprobada actuación urbanística alguna para esas parcelas.

Tras la segregación, el presunto estafador su puso en contacto con los propietarios de las parcelas y les entregó 3.000 euros a cuenta por la compra de una de ellas, aunque sin formalizar contrato por escrito.

Inmediatamente después el imputado pasó a anunciar la venta de una urbanización de casas de madera en El Padul en distintas revistas de oferta inmobiliaria y a contactar con posibles clientes.

El imputado, que responde a las iniciales F.J.P.M, de 44 años, ha sido puesto a disposición judicial por cinco presuntos delitos de estafa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí