MOTRIL (GRANADA), 30 (EUROPA PRESS)

El abogado de la familia de María Teresa Fernández, la niña de Motril (Granada) desaparecida en agosto de 2000, analizará las declaraciones efecutadas hoy por las hermanas Cecilia e Ingrid Pantoja, ex compañera de Tony King y de Robert Graham, respectivamente, para decidir si pide la comparecencia ante el juzgado de Graham.

Las hermanas Pantoja declararon hoy ante el titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 5 y, aunque no han aportado ningún dato significativo sobre la desaparición de la joven, su familia declaró hoy que seguirá «luchando para esclarecer el caso y, por supuesto, quedará a la espera de que el abogado José Rojas revise las declaraciones de ambas mujeres».

Estas comparecencias se producían esta mañana, después de que la ausencia de funcionarios, debido a la huelga en los juzgados y tribunales andaluces impidiese (el pasado día 16) que el juez tomase a la ex compañera de Tony Alexander King, Cecilia Pantoja, quien acudía en calidad de testigo al Juzgado, no así la que fuese pareja de Robert Graham, Justine Belinda Daniels, quien no pudo ser localizada y quien tampoco acudía hoy a la cita judicial por seguir desconociéndose el paradero.

No obstante, y según solicitó la defensa de la famila, hoy comparecía junto a Cecilia su hermana Ingrid, a la que se vincula a Robert Graham como compañera sentimental de éste en fechas anteriores a la desaparición de María Teresa.

Con ello, la familia pretendía agotar una vía que no está del todo cerrada, ya que el letrado piensa estudiar a fondo la declaración de las dos hermanas, de lo que dependerá la petición de declaración del propio Robert Graham, del que los padres de María Teresa aseguran que fue visto y reconocido en Motril por varios testigos en agosto de 2003, una vez que el juez le dejó en libertad, por lo que, según el padre, Antonio Fernández, «si hay alqo que implique a Graham, se le traerá a declarar».

La ex compañera sentimental de Toni King, Cecilia Pantoja, a quien aquel le dirigió una carta –cuya copia han entregado a la propia Cecilia los padres de la joven– en la que vinculaba a Graham con el caso en cuestión, aseguró a la familia que está dispuesta a seguir colaborando, llegando incluso a pedir al propio King que hable sobre el asunto de nuevo.

Tras estas declaraciones, Teresa y Antonio declararon sentirse «desanimados», aunque a la vez con la esperanza de que «si se cierra una vía se abrirá otra. Hay que encontrar a Maria Teresa», subrayó la madre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí