El cerebro de la banda acabó en el hospital con sobredosis tras ingerir la droga que ocultaba su hermano, que simuló epilepsia

GRANADA, 18 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Granada ha condenado entre tres y seis años de prisión a cuatro traficantes de droga que fueron detenidos tras un accidentado registro policial, en el que el cerebro de la banda, Andrés C.S., de 44 años de edad, tuvo que ser ingresado en el Hospital Virgen de las Nieves de la capital por sobredosis tras ingerir la droga que ocultaba su hermano pequeño José, de 38 años, que padece sida y fingió un ataque epiléptico.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, agentes del Grupo de Estupefacientes de la Policía Nacional registraron el inmueble el pasado 12 de mayo, ubicado en la calle Molino Nuevo de Granada, al que investigaban por ser un punto importante de venta de droga.

Manuel C.R., de 39 años de edad y condenado en 2002 a un año y cuatro meses de prisión por el mismo delito, les ofreció «drogas de todo tipo», aunque cuando José se dio cuenta de que era policías gritó «agua» y todos se refugiaron en la vivienda, cuya puerta de entrada tuvieron que echar abajo los funcionarios.

Una vez dentro, la también condenada Matilde G.F., de 45 años, le entregó a una agente de policía femenino que la iba a cachear una balanza de precisión marca Salter que tenía «oculta en el sujetador». Ambas se dirigieron al baño, donde la policía descubrió que también llevaba en la ropa interior una bolsa de plástico con papelinas de cocaína que terminaron esparcidas por el suelo cuando intentó sin éxito tirar a la agente al sumidero del baño lleno de agua con jabón.

Mientras tanto, José fingió un ataque epiléptico para pasarle la droga que llevaba encima a su hermano Andrés, quien al ser registrado llegó a tragarse rápidamente parte de la misma, por lo que fue trasladado al Hospital Virgen de las Nieves donde le diagnosticaron «sobredosis de cocaína sin repercusión hemodinámica».

En ese momento se encontraban en la vivienda otras tres personas, dos clientes a los que se les ocuparon trozos de papel de aluminio con restos quemados de la droga, y María C.S., que ha sido absuelta de un presunto delito contra la salud pública.

La sentencia condena a tres años de prisión a Matilde y a José; a cinco años a Andrés, por ser el dueño de la vivienda y el jefe de la organización; y a seis años a Manuel, por reincidente. Todos ellos deberán abonar una multa de 4.513,28 euros, cantidad en la que se ha valorado la droga incautada, en total ocho comprimidos de metadona, más de 30 gramos de cocaína de gran pureza y casi 18 de heroína, además de dinero en metálico y útiles destinados a la manipulación y tráfico de dichas sustancias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí