ALBOLOTE (GRANADA), 16 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Albolote (Granada) ha clausurado una guardería de la localidad por carecer de la preceptiva licencia de apertura, después de que uno de los padres denunciara la situación ilegal en la que se encontraba el establecimiento, quien apunta a posibles malos tratos a los menores.

En declaraciones a Europa Press, el padre de la niña, Vicente Rosell, informó de que la guardería ‘San Francisco’, ubicada en la Plaza de las Infantas de la localidad, abrió el proceso de matriculación el pasado mes de agosto e inició su actividad en septiembre. Unos 15 días más tarde, asegura que su hija de 15 meses de edad regresó a casa con un moratón en el ojo, a lo que le sucedió un mordisco en el labio días más tarde.

A raíz de una falta de la pequeña por enfermedad, llamó al Ayuntamiento para conseguir el teléfono del centro, momento en el que descubrió que no estaba inscrito. El pasado 27 de enero formuló un escrito de denuncia en el consistorio, que según confirmaron fuentes municipales, procedió a la clausura de la guardería por carecer de la preceptiva licencia de apertura de la que ni siquiera consta su solicitud.

El 7 de febrero volvió a denunciar la existencia de una escuela de idiomas también ilegal propiedad de la misma persona, de origen extranjero, que también fue clausurada tres días más tarde por idénticos motivos. Ambos locales «se anunciaban incluso en las páginas amarillas», según el padre afectado.

Los 15 padres restantes implicados también emitieron un escrito de queja en el Ayuntamiento donde comentaron que sus hijos habían sufrido supuestos malos tratos tales como atar a los niños a la silla, bañarlos en invierno con agua fría, o castigarlos sin comer, aunque no han presentado denuncia en el juzgado «por carecer de las pruebas suficientes para demostrarlo».

La familia de Rosell, que recientemente se trasladó a la localidad granadina desde Barcelona, su anterior residencia, ha cambiado a su hija de guardería y han decidido poner «punto y final» a este tema.

Por su parte, la delegada provincial para la Igualdad y Bienestar Social, Rosario Quesada, manifestó que la Junta «no puede pedir responsabilidades porque no existe ningún tipo de licencia de la guardería ni denuncia de los padres para poder intervenir».

La delegada de Educación, Carmen García Raya, a quien compete la inspección de este tipo de centros privados, aseguró a Europa Press que la guardería «no existe oficialmente porque no se ha solicitado ni concedido autorización alguna».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí