GRANADA, 2 (EUROPA PRESS)

La coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer en Granada, Carmen Solera, condenó hoy la muerte de la mujer de 84 años de edad residente en Algarinejo a manos de su anciano marido, por tratarse de un nuevo caso de violencia de género, el primero con resultado de muerte en Granada en 2005, al tiempo que pidió que no se justifique el mismo «por razones de humanidad».

En declaraciones a Europa Press, Solera declaró que se trata de una víctima más de la violencia de género y que «desde luego no se puede justificar en ningún caso que se haya hecho por cuestiones de humanidad», ya que, según dijo, «se han dado casos de hombres con mujeres enfermas que al final han sido asesinadas o víctimas de violencia de género».

Así, recomendó a los hombres que se encuentren en esta situación similar a la ocurrida en este caso a que acudan a los servicios sociales «que para eso están» señalando que «curiosamente no se dan casos de mujeres cuidadoras de sus esposos que los maten».

Para Solera, «no hay justificación porque se trate de un hombre mayor o porque la mujer fuera ciega y no pudiera cuidarla».

El IAM informó de que esta mujer no había acudido a ningún organismo o institución para pedir ayuda y tampoco había denunciado a su marido por malos tratos y tampoco había demandado ayuda al Instituto Andaluz de la Mujer.

La mujer, ciega y con Alzheimer, murió la madrugada del lunes a manos de su marido, de 83 años de edad, que presuntamente la ahorcó y después ingirió salfumán y se cortó las venas en su domicilio de la localidad granadina de Algarinejo, lo que le ha provocado la muerte hoy en el Hospital Clínico, donde fue ingresado, según informó a Europa Press la Guardia Civil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí