Siete personas se han sido víctimas del vertido, alguna de ellas con quemaduras de tercer grado.

GRANADA, 29 (EUROPA PRESS)

El Seprona de la Guardia Civil de Granada ha detenido al conductor de un camión, I.J., de 25 años de edad, y vecino del Atarfe (Granada) como autor de un vertido de sosa cáustica líquida que se produjo el pasado día 14 de diciembre de 2004 en las localidades de Maracena y de Albolote y que causó quemaduras a varios de los siete afectados por el vertido.

Según informó el Instituto Armado, el conductor del camión que transportaba dicho líquido corrosivo ha sido detenido por un presunto delito de riesgo provocado por derramar durante el transporte un líquido corrosivo y deslizante, incumpliendo las normas sobre seguridad establecidas al efecto, y poner en peligro la integridad física y la salud de las personas.

La Guardia Civil de las localidades de Maracena y de Albolote ha recibido la denuncias de cinco personas que han sufrido lesiones de distinta consideración, algunas importantes, como quemaduras de tercer grado, a consecuencia de su contacto con la sosa cáustica líquida: dos personas resbalaron al pisar el líquido corrosivo y al caer entraron en contacto con la sosa cáustica y sufrieron quemaduras; las otras tres personas sufrieron contusiones tras sufrir sendos accidentes de tráfico al resbalar y perder el control de los vehículos que conducían.

Dos personas más, además, han denunciado haber sufrido daños en sus vehículos a consecuencia de sendos accidentes de tráfico por deslizamiento tras entrar en contacto con el líquido corrosivo derramado en la vía pública.

Los hechos ocurrieron sobre las 16.00 horas del pasado día 14 de diciembre. Un camión que circuló desde el polígono Juncaril de Albolote hasta el polígono La Paz de Maracena, fue dejando a su paso un rastro de un líquido corrosivo y deslizante, mucho mayor en aquellos puntos en los que el camión estuvo detenido durante algún tiempo.

El Seprona de la Guardia Civil de Granada se dirigió al lugar de los hechos sobre las 18.00 horas a tomar muestras del líquido vertido para averiguar su composición, haciéndose cargo de la investigación.

Las pesquisas dieron resultado al día siguiente, ya que el Seprona constató que el vertido tuvo su origen en un camión de una empresa química del polígono Juncaril cuyo depósito que transportaba tenía varios orificios de distinto diámetro en su mitad superior, orificios por los que se derramaba el líquido corrosivo.

Tras el análisis de las muestras que el Seprona obtuvo en distintos puntos del trayecto que siguió el camión, los agentes encargados de la investigación supieron que el líquido vertido era hidróxido de sodio (sosa cáustica), un fluido viscoso más denso que el agua, deslizante y corrosivo, catalogado como producto peligroso con el código 1.824 por el ADR (Acuerdo Europeo para el Transporte de Mercancías Peligrosas por Carretera).

Por último la Guardia Civil identificó y detuvo al responsable del vertido, el conductor del camión, que, aunque supo de que el líquido que transportaba se estaba derramando, éste no comunicó dicha incidencia a las autoridades competentes para que se adoptaran las medidas oportunas para controlar y minimizar dicho vertido y evitar en lo posible los daños en la integridad física de las personas, tales como los accidentes de tráfico o las quemaduras que sufrieron posteriormente las víctimas tras entrar en contacto con la sosa cáustica.

El detenido tras prestar declaración en presencia de su abogado en las oficinas que el Seprona tiene en la comandancia de la Guardia Civil de Granada, fue puesto en libertad y a disposición del juzgado competente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí