GRANADA, 28 (EUROPA PRESS)

La directora del Patronato de La Alhambra y el Generalife, María del Mar Villafranca, aseguró hoy que no dimitirá de su cargo tal como pidió el Comité de Empresa de la institución, al considerar que no tiene responsabilidad ni competencias en la negociación que la Dirección General de la Función Pública mantiene con los trabajadores para desconvocar la huelga del 31 de enero en el monumento nazarí en demanda de un aumento de la plantilla.

Villafranca, que asistió hoy a la presentación del II Festival de las Culturas, confirmó a preguntas de los periodistas que la mesa sectorial de la Función Pública se ha reunido hoy para llegar a un acuerdo con los trabajadores, que además de un aumento del personal, exigen su dimisión por su «soberbia y falta de talante».

En este sentido, la responsable de la gestión del recinto nazarí aseguró que las reivindicaciones del Comité de Empresa dependen de la Dirección de la Función Pública y no del Patronato, «cuya única responsabilidad ha sido desbloquear la Relación de Puestos de Trabajo (RPT), que no se renovaba desde 1999».

Asimismo, recordó que la ampliación de la plantilla prevista es de 46 trabajadores, una cifra «nada baladí», en su opinión, al tiempo que indicó que Función Pública se ha comprometido a incrementar paulatinamente el número de empleados y realizar una valoración de los puestos de trabajo «aunque no de forma exclusiva a La Alhambra sino al resto de los organismos dependientes de la Junta de Andalucía».

Indicó que «la única responsabilidad que los trabajadores me atribuyen es haber metido a la opinión pública» por las declaraciones vertidas en un medio de comunicación escrito donde supuestamente prometía un mayor número de nuevos empleos, señalando que «dichas declaraciones fueron realizadas en una entrevista personal» y que «en ningún momento he hecho declaración alguna a la opinión pública fruto de la negociación».

Los trabajadores de La Alhambra han convocado una huelga de 24 horas para el 31 de diciembre, uno de los días de mayor afluencia de público al recinto nazarí, y amenazan con extenderla a Semana Santa como medida de presión para conseguir un aumento de la plantilla, la reconversión de todos los empleos privados en públicos, una mejora de las condiciones laborales y la dimisión de Villafranca.

La huelga, apoyada por los sindicatos UGT y CCOO, fue ratificada por la Asamblea General de Trabajadores que hoy negociará con los responsables del monumento para intentar desconvocar el paro que afectará a 175 trabajadores laborales, del total de 204 existentes, y a más de 7.000 turistas ese día.

Ya existe un precedente, el 28 de febrero de 2001, cuando se canceló en el último momento la huelga convocada por el mismo motivo, la negociación de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) del Patronato. Los trabajadores reclaman los empleos prometidos por Villafranca, que tras pactar con ellos 108 puestos más –una ampliación de la plantilla del 52 por ciento con 88 laborales y 20 funcionarios– sólo ha contemplado en el borrador del RPT 34 laborales y el total del funcionariado, según los trabajadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí