GRANADA, 27 (EUROPA PRESS)

El cadáver del ecuatoriano de 29 años Guillermo Estalin, que murió a consecuencia del derrumbe de un muro en la obra de un edificio en ruina en el que trabajaba en la Cuesta de Gomérez de Granada, será repatriado esta tarde a las 18.00 horas desde el aeropuerto de Granada hasta la ciudad de Guayaquil donde le esperan sus familiares, según informó a Europa Press el secretario de Política Social y Migraciones de CCOO, Blas Gómez.

El avión que trasladará su cuerpo saldrá hoy del aeropuerto de Chauchina (Granada) hasta Madrid, donde enlazará con otro vuelo hasta esta ciudad de Ecuador, según informó Gómez, quien destacó que los gastos del traslado del cuerpo han sido asumidos por una póliza suscrita por el fallecido en una parte y la restante por el Ayuntamiento de Granada, que también corrió con los gastos del tanatorio y embalsamiento del cadáver.

El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, señaló hoy en declaraciones a los periodistas que el Ayuntamiento ha ayudado «en los trámites de repatriación que no cubrían la póliza que tenía contratada este trabajador».

Además, el sindicato CCOO indicó que se personará como acusación particular en el caso de este accidente laboral y señaló como último responsable a la empresa Alsa, la subcontrata que no contaba «con las medidas de seguridad necesarias para garantizar la salud laboral de los trabajadores».

El responsable de Obras Alsa, empresa subcontratada en tercer lugar para ejecutar la obra, Alfonso S. –quien quedó en libertad tras prestar declaración como imputado por un presunto delito de homicidio imprudente y otro contra los derechos de los trabajadores por supuestas irregularidades en las medidas de seguridad y la situación ilegal en España del trabajador fallecido–, reconoció ante el juez conocer la situación irregular del obrero. No obstante, alegó en su defensa las numerosas trabas administrativas que encontró para regularizar su situación laboral, calificando el accidente de «imprevisible».

RELATO DEL SINIESTRO

El siniestro, donde resultó herido leve otro trabajador, tuvo lugar sobre las 15.45 horas del pasado martes cuando ambos realizaban labores de limpieza de escombros en el número 16 de la Cuesta de Gomérez, tras desplomarse un muro de varios siglos de antigüedad en avanzado estado de descomposición.

El Ayuntamiento inició las obras de derribo por ejecución subsidiaria a finales del mes de octubre después de que el propietario se negara reiteradamente a ello, a través de la empresa concesionaria de dicho servicio, Rehabilitaciones y Demoliciones Granada que, a su vez, realizó hasta tres subcontratas para el trabajo.

Esta actuación supone un incumplimiento del contrato municipal, según anunció el alcalde de la ciudad, José Torres Hurtado, algo que sin embargo, no exime al Ayuntamiento de su responsabilidad «pues debería haber seguido con el control de las obras», según informó Gómez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí