GRANADA, 16 (EUROPA PRESS)

La empresa municipal Emasagra realizó durante los meses de octubre, noviembre y primeros de diciembre la campaña extraordinaria de otoño de limpieza de imbornales, habiéndose recogido más de 100.000 kilos de residuos del interior de esta aperturas o agujeros en aceras o terrados destinados a recoger las aguas o evacuarlas y la caída de hojas de los árboles.

Según informó la empresa municipal a través de un comunicado, antes de fin de año prevé el revisado y limpiado más de 18.000 imbornales en la capital y más de 10.000 en el Area Metropolitana, de acuerdo con los planes preventivos de limpieza establecidos para garantizar el correcto funcionamiento de la red de saneamiento de agua.

En esta limpieza extraordinaria participaron ocho parejas de operarios y seis vehículos dumper que reforzaron las labores sistemáticas de limpieza que se realizan de forma permanente allí donde la empresa tiene encomendado el alcantarillado: Armilla, Cenes de la Vega, Huétor Vega, Pulianas, La Zubia, Alhendín, Pinos Genil y Ogíjares.

Los trabajos de limpieza se iniciaron en el Centro y La Chana, el primero por tratarse de la zona neurálgica de la población, con una mayor concurrencia de ciudadanos, y con escaso nivel de infiltración al terreno y por tanto mayor escorrentía, lo que aconseja tener preparados los imbornales ante la posibilidad de lluvias de consideración. En el caso de La Chana, por ser la zona que más tiempo hace que se limpió de forma preventiva.

En segundo lugar se encuentran los barrios del Albaicín y Realejo y áreas colindantes, por ser áreas con accidentada orografía, seguida de Arabial. Finalmente se ha procedido a limpiar sectores menos problemáticos y con limpieza más recientes como son Almanjáyar, Cartuja y Cervantes.

En cuanto a los trabajos del Area Metropolitana a la hora de planificar los trabajos se han tenido en cuenta los puntos críticos y las características de la red de saneamiento en cada municipio, según la empreesa.

La limpieza de los imbornales se realiza manualmente, aunque en los casos en que su acometida al colector general precise limpieza, ésta se realiza de forma hidrodinámica con el equipo impulsor de alta presión. Los residuos sólidos depositados en el imbornal –piedras, lodos, hojas, papeles– se extraen mediante picas y cazoletas, se recogen en bolsas y se transportan hasta la depuradora de aguas residuales desde donde son retirados a un vertedero por un gestor autorizado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí