GRANADA, 16 (EUROPA PRESS)

Agentes del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional detuvieron en la tarde de ayer en Granada a un joven de 30 años de origen marroquí, L.E.H., tras golpear gravemente con una katana oriental a un compatriota que le había pedido que se marchara de su domicilio, después de haberle acogido meses atrás.

Según informó la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Oriental a través de un comunicado remitido a Europa Press, los hechos sucedieron el pasado 4 de diciembre a las 15.50 horas cuando los vecinos y viandantes de la calle Cárcel Alta del centro de Granada alertaron a la Sala Operativa 091 de la presencia de un joven que se encontraba tendido en el suelo, sangrando abundantemente por la cabeza.

La víctima, un joven marroquí de 35 años, yacía en el suelo en estado semiconsciente, con varias heridas en la cabeza y rostro, siendo traslada al Hospital de Traumatología de la capital donde fue intervenido quirúrgicamente de urgencia, requiriendo numerosos puntos de sutura en el labio y el resto de la cabeza.

El joven, que había acogido meses atrás en su domicilio del Bajo Albaicín donde vivía con su mujer e hijo de corta edad, al ahora detenido, discutió con su presunto agresor tras pedirle que se marchara. En ese momento, el inquilino cogió una katana oriental de gran tamaño de su habitación y comenzó a golpearle en cara, cabeza y cuello.

La víctima consiguió salir a la calle y solicitar ayuda, momento en el que aprovechó su compañero de piso para huir. Se mantuvo en paradero desconocido hasta el día de ayer, en que se procedió a su detención. Se da la circunstancia de que el joven, que pasará en las próximas horas a disposición judicial, se encuentra en situación ilegal en España y tenía incoado expediente de expulsión del territorio Nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí