Aseguran que los clientes del bar se abalanzaron ebrios contra ellos incitados por uno que portaba un cuchillo

GRANADA, 29 (EUROPA PRESS)

Los tres hermanos acusados de matar a un joven en el bar ‘El 14’ de Atarfe (Granada) y herir gravemente a otros cuatro durante una pelea originada el 15 de agosto de 2001 por un aparcamiento negaron hoy en la primera vista oral del juicio que durante el incidente portaran armas o agredieran a alguien, indicando que fueron víctimas de un grupo de clientes ebrios que intentaron apearlos incitados por uno de ellos que portaba un cuchillo.

Carlos, Jesús y José Antonio F.G., de 28, 30 y 34 años de edad, miembros del clan ‘Los Raca’ de Pinos Puente, se enfrentan a una petición fiscal entre seis y doce años de cárcel e indemnizaciones que suman los 163.260 euros por un delito de homicidio consumado, tres en grado de tentativa, dos faltas contra las personas y delito de lesiones en riña tumultuaria, coincidiendo con el Ayuntamiento de Atarfe, personado como acusación popular, frente a los familiares de las víctimas que solicitan hasta 15 años de prisión e indemnizaciones superiores a los 180.000 euros.

Según la versión de los acusados, estaban en el bar tomando unas copas cuando Jesús tuvo que salir fuera a mover el coche de su hermano, un Ford Focus, que obstaculizaba la salida a otro vehículo, un todoterreno Nissan. Aseguran que el dueño de este último lo amenazó «ebrio y fuera de sus cabales» por lo que decidieron abandonar el local, momento en el que regresó atacándolos con un cuchillo e incitando al resto de los clientes «entre diez y quince» a apalearlos.

Como consecuencia de esta «brutal agresión», los tres hermanos sufrieron varias heridas que no llegaron a denunciar, sin que pudieran precisar la forma en la que se produjeron ni su autoría «por la confusión del momento». Fueron detenidos en el centro de salud hasta donde llevaron a Carlos que tenía los tendones de la mano diseccionados por una puñalada y aseguran que fue allí donde se enteraron de que había más heridos y una víctima mortal.

Esta versión difiere de la mantenida tanto el Ministerio Fiscal como por las cuatro acusaciones particulares que sostienen que fue Jesús, el más pequeño de los hermanos, quien provocó la discusión con el propietario del Nissan y quien instó a sus hermanos a iniciar una pelea, en la que mataron a un cliente e hirieron a otros cuatro gravemente.

Sin embargo, las acusaciones no se ponen de acuerdo en quien de los tres hermanos fue el autor de la puñalada en el pecho que acabó con la vida de José Antonio Navarro Muñoz, un cliente el bar de 30 años de edad que intentó mediar en la pelea. Su muerte provocó que su mujer, en avanzado estado de gestación, diera a luz a las pocas horas y generó una «alarma social» que provocó numerosas manifestaciones en Atarfe.

Cinco de los heridos en la reyerta, entre los que se encuentran el propietario del Nissan que se ha personado como acusación particular ya que estuvo 46 días impedido por dos puñaladas en los muslos, declararán mañana, junto a siete testigos presenciales más.

Durante el juicio, que concluirá el próximo viernes, están llamados a declarar 15 testigos entre los que se encuentra uno cuya declaración ha sido solicitada en el último momento por las defensas, José P.M., un vecino de Pinos Puente, aunque su comparecencia no es segura porque carece de domicilio conocido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí