GRANADA, 23 (EUROPA PRESS)

La familia de Taysir Alouny, detenido en Granada por su presunta vinculación con la organización radical ‘Hermanos Musulmanes’, presentará en los próximos días en la Sección Tercera de la Audiencia de Madrid un recurso contra el auto de prisión solicitando la libertad bajo fianza del periodista de la cadena de televisión qatarí Al Yazira por motivos de salud, ya que tendría que haberse sometido ayer a un cateterismo de carácter urgente por la dolencia cardíaca que padece.

En declaraciones a Europa Press, su esposa Fátima Hamed se mostró hoy «muy preocupada» por el estado de salud de su marido con quien sólo ha podido hablar en una única ocasión desde su detención el pasado jueves «durante un minuto escaso». Según la mujer, «no puede estar solo por su enfermedad» y la prisión «no tiene los medios necesarios para atender una urgencia cardíaca».

Según confirmó a Europa Press el abogado de Taysir, el pasado viernes se presentó en el acto de la vista donde se decretó la prisión provisional del periodista el último informe médico sobre su estado de salud en el que se indicaba la necesidad de practicarle un cateterismo cardíaco, motivo por el que tres días después de su detención iba a ingresar el pasado domingo en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada para ser operado el lunes.

La familia solicita su puesta en libertad «para someterse al cateterismo cardíaco en óptimas condiciones psicológicas». El periodista de origen sirio fue detenido en Granada el pasado jueves por orden de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, a petición del fiscal Pedro Rubira, quien consideró que puede haber riesgo de fuga.

Dicha petición la realizó después de que la Sala confirmara el procesamiento de Alouny y de otros 20 presuntos miembros de la célula de Al Qaeda desarticulada en España en noviembre de 2001 en la denominada ‘Operación Dátil’ dirigida por el juez Baltasar Garzón.

Según su mujer «nadie nos dice qué garantías necesitan para saber que mi marido no se fugará», algo «absurdo» a su juicio, «ya que estamos estables en Alfacar (Granada) con un hijo de tres meses, y si hubiese querido huir lo hubiera hecho tras la primera detención» efectuada el 5 de septiembre de 2003 por orden del juez Garzón, que 13 días más tarde lo dejó en libertad bajo fianza de 6.000 euros por motivos de salud, aunque con la obligación de comparecer cada viernes ante un juzgado de Granada «para evitar su fuga».

Fátima Hamed calificó la actuación judicial de «operación política para encubrir los errores cometidos en la investigación del 11-M», y advirtió que responsabilizará al Estado de lo que le pase a su marido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí