MOTRIL (GRANADA), 18 (EUROPA PRESS)

La Unión de Agricultores y Ganaderos (COAG) de Granada amenazó hoy con retirar la producción de pepino holandés de las cooperativas y alhóndigas si en las próximas semanas no se fija un precio mínimo del producto, que ha vuelto a sufrir en las dos últimas semanas una nueva caída en el mercado en torno al 74 por ciento.

Según informó a Europa Press el secretario provincial de COAG, Emilio Rodríguez, en los próximos días mantendrá una reunión con las cooperativas y alhóndigas para hacer una valoración de las causas de esta «alarmante» caída de precios, tanto del pepino como de otros productos hortícolas del litoral granadino, como el tomate cherry y la judía.

Tras esta reunión, se convocarán asambleas informativas con los agricultores granadinos y los productores para fijar un precio mínimo del pepino, «el cultivo más importante de la costa y el más afectado por este problema», según Rodríguez. En estas reuniones, los agricultores valorarán la posibilidad de no llevar las producciones a cooperativas y alhóndigas hasta que no se regularice la situación, ya que, según Rodríguez, «por debajo del precio actual preferimos tirar el pepino porque ya no genera beneficios».

Rodríguez sostuvo que no hay «motivos» que sustenten esta nueva caída de precios, «ya que en los mercados internacionales, caso de Holanda e Inglaterra, se dan circunstancias favorables para nuestra exportación, como son las bajas temperaturas y el hecho de encontrarse a fin de campaña».

COAG Granada defiende que tampoco se da la circunstancia de exceso de producción de hortalizas y frutas en nuestra provincia -entre 1,5 y 1,7 millones de kilos diarios de pepino holandés-, al igual que ocurre en Almería y Málaga, «no encontrándose motivos de saturación de mercados».

La situación se ha agravado en las últimas semanas donde el pepino ha pasado de 0,39 euros a 0,10 euros por kilo. Los productores de judía han visto como el precio bajaba un 44,4 por ciento, pasando de 2,43 euros a 1,36 euros, mientras que el cherry, ha descendido en torno al 20 por ciento, pasando de 1,25 euros a un euro.

La organización agraria ha pedido la colaboración de agricultores y empresas comercializadoras a la hora de buscar soluciones a la crisis. Como medida inmediata reclaman el doble etiquetado en los productos «a fin de que los consumidores sean conscientes de quienes son los verdaderos beneficiarios de las producciones agrícolas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí